Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN GALICIA

Abel Caballero asume toda la responsabiIidad por el fracaso de la coalición de izquierdas

Abel Caballero, líder de la alianza electoral formada por el Partido Socialista de Galicia, Esquerda Unida-Esquerda Galega y Os Verles (PSG-EU-Os Verdes), reconoció anoche que el resultado obtenido por esta coalición ha sido "claramente insatisfactorio" y que él asume toda la responsabilidad. "No hemos sido capaces de transmitir lo que queríamos hacer, de qué modo y a dónde queríamos conducir Galicia. El resultado es para nosotros claramente insatisfactorio y yo asumo toda la responsabilidad. Los resultados están claramente por debajo de nuestras expectativas" declaró con evidente desolación. El dirigente socialista felicitó a Manuel Fraga por su triunfo electoral y explicó que Galicia habló en las urnas "y para los demócratas".

Caballero anunció que su formación política seguirá trabajando por una comunidad más próspera, solidaria y moderna, al tiempo que se mostró partidario de que la izquierda abra un debate para analizar la subida del nacionalismo y la falta de arraigo en las elecciones autonómicas de un proyecto como el que ofrecía la coalición PSG-EU-Os Verdes."Queríamos gobernar" concluyó, "pero no lo hemos conseguido e incluso hemos descendido; pero seguiremos trabajando en los próximos cuatro años asumiendo el mandato que nos han dado los electores".

El secretario general del PSdeG-PSOE, Francisco Vázquez, reconoció que sus compañeros de formación "tienen derecho a exigir responsabilidades" a la Ejecutiva. El principal dirigente de los socialistas gallegos avanzó que fomentará un debate interno para analizar las causas de la derrota en las elecciones gallegas, y acatará la decisión de los militantes.

Vázquez achacó el mal resultado obtenido por la coalición de izquierdas a la "falta de tiempo para que los postulados progresistas calasen en el electorado gallego". Con evidente decepción, agregó que ahora lo que más le preocupa "es que la coalición no ha sido capaz de crear una verdadera alternativa al PP y que Fraga siga gobernando en Galicia".

Según Vázquez, los socialistas deben preguntarse ahora qué es lo que hacen mal en Galicia, ya que los resultados de estas elecciones contrastan con los obtenidos por el PSdeG-PSOE en los anteriores comicios generales y municipales. En cualquier caso, lamentó que "el binomio rojo-verde, que está funcionando en Europa, no ha logrado triunfar en Galicia".

Preguntado sobre si Abel Caballero había sido un buen candidato, Vázquez dijo con rotundidad que "es un gran candidato". También rechazó que la presencia de Felipe González en la campaña electoral haya podido eclipsarlo, puesto que lo que demostró la participación del ex presidente del Gobierno y otros altos cargos del PSOE estatal fue la importancia de Caballero como candidato.

El dirigente socialista gallego relacionó la subida del BNG con el auge de los nacionalismos en toda España y con la política del Gobierno central del PP, al que culpa de haber creado "un síndrome nacionalista". Agregó que la acumulación de votos del BNG "tiene un origen muy confuso". Vázquez subrayó que, por primera vez desde 1990, el PP desciende en el número de escaños conseguidos.

La coalición ha perdido cuatro escaños respecto a los obtenidos por el PSOE en anteriores comicios. Los malos resultados en esta ocasión supondrán que los dos representantes de Esquerda Unida obtendrán escaño pero se quedará fuera el de Los Verdes, Jorge de Vivero, que se presentaba por Lugo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 1997

Más información

  • Los socialistas atribuyen sus malos resultados al auge del nacionalismo en toda España