Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de GTE confirma que su oferta por MCI contempla una alianza con British Telecom

Nuevos frentes se abrieron ayer en la batalla por controlar MCI, la compañía estadounidense aliada de Telefónica en Latinoamérica. El presidente de GTE, Charles Lee, anunció que sus planes para MCI, por la que ofrece 28.000 millones de dólares (4,1 billones de pesetas), incluyen una alianza con la británica BT, también aliada de Telefónica. A los protagonistas de la pugna por MCI (BT y las estadounidenses GTE y WorldCom) se sumó AT&T, la primera en EE UU, que exigió a las autoridades que vigilen las intenciones de GTE y el efecto de esta operación en el mercado.

Todos tenían algo que decir acerca de la espectacular oferta de 4,1 billones de pesetas lanzada por GTE, que además se compromete a pagar en efectivoLa británica BT, que inició la contienda al intentar fusionarse con MCI para acceder así al mercado estadounidense (que mueve al año 85.000 millones de dólares, más de 12,3 billones de pesetas), afirmó ayer que su estrategia internacional sigue siendo "robusta y agresiva". WorldCom afirmaba en un comunicado que su propuesta de alianza tiene más valor "a corto y largo plazo".

Entre tanto, el presidente de GTE, Charles Lee, dejaba al descubierto que sus planes de fusión con MCI contemplan una alianza global con British Telecom, tal y como se venía especulando. Preguntado si había informado a BT y MCI de su oferta antes de hacerla pública, Lee respondió: "uno no sorprende a sus amigos y socios". La alianza a tres (BTMCI-GTE) favorece claramente a la española Telefónica, que tiene firmada una alianza con BT y MCI desde el pasado 18 de abril.

MCI se limitó a anunciar que hoy se reunirán sus directivos con GTE y WorldCom para discutir las ofertas rivales.

Por su parte, AT&T también puso su grano de arma al difundir un comunicado diciendo que la guerra de ofertas por MCl "aumentará los índices de Wall Street, pero no significa mucho para el consumidor medio". Su posición en el mercado de telefonía local se vería amenazada con la fusión GTE-MCI, que pasarían al primer lugar.

AT&T exigió al Gobierno que analice cuidadosamente las intenciones de GTE y que impida a esta compañía (la tercera en telefonía local en EE UU) que ponga trabas a la libre competencia y a la desregulación del sector impuesta en la reciente ley federal de Telecomunicaciones.

Objeto de codicia

MCl se ha convertido en cuestión de semanas en la compañía más deseada del sector. La reacción de AT&T es fiel reflejo de los cambios en el actual equilibrio de poderes en el mercado que se produciría con la fusión de GTE y MCI. Esa eventualidad daría lugar a la primera empresa de EE UU, con una fuerte presencia en el mercado de telefonía local y larga distancia, aunque éste último seguiría dominado en un 80% por AT&T.En los últimos 12, meses GTE se ha convertido en amenaza al poderío de AT&T en larga distancia, ámbito en el que ha conseguido un millón de nuevos clientes. Las ventas combinadas de GTE y MCI alcanzarían 40.000 millones de dólares (cerca e seis billones de pesetas).

Después de haber llegado a un acuerdo con BT hace un año ara crear una alianza internacional, los británicos, que ya tienen el 20% de MCI, rebajaron su oferta hasta 17.000 millones de dólares (2,7 billones de pesetas) y WorldCom (la cuarta telefónica de EE UU) aprovechó para mejorar la oferta a 30.000 millones de dólares (4,5 billones de pesetas), pagando en acciones (más 5.000 millones en asunción de deuda). GTE ofreció. 28.0.00 millones de dólares (4,1 billones de pesetas), pero en efectivo.

Las especulaciones de una alianza BT-MCI-BT, después confirmadas por el presidente de GTE, ayudaron a Telefónica, cuyos títulos ganaron 140 pesetas en Bolsa (3,33%) y cerraron a 4.340. "Tanto si la oferta de GTE está respaldada por BT como si no, es más probable que GTE esté interesada en mantener los planes de MCI con Telefónica en América Latina", comentaban ayer los analistas de AB Asesores.

Entre los analistas tampoco pasó desapercibida la presencia de Ignacio Santillana en una de las direcciones generales de GTE. Santillana, destituido por Juan Villalonga como consejero delegado de Telefónica Internacional, fue el artífice de la Red Panamericana, uno de los activos de la empresa española más codiciados en EE UU, informa Juan Manuel Zafra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de octubre de 1997

Más información

  • La pugna favorece a Telefónica, cuyas acciones ganaron ayer en Bolsa 140 pesetas, un 3,33%