Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los espacios de madrugada utilizan el 'caso Arny' para elevar audiencias

A pesar de la suspensión del juicio del caso Arny por la histeria de un acusado, el famoso espectáculo legal de la temporada ya ha recogido sus frutos dentro del negocio catódico. Gracias a este proceso, la emisión el miércoles de Crónicas marcianas (Tele 5) alcanzaba un 22,6% de cuota de pantalla y destronaba por primera vez, aunque sólo por un punto, a La sonrisa del pelícano (Antena 3), que obtenía el 22,5%.

La aparición el miércoles pasado en Crónicas marcianas y en La sonrisa de pelícano de varios inculpados en el llamado caso Arny de prostitución infantil provocó un hecho insólito hasta la fecha: que Xavier Sardá ganara a Pepe Navarro. El programa de Tele 5 consiguió 2.002.000 espectadores, mientras que el de Antena 3 alcanzaba 1.393.000. Mientras, la versión andaluza de estos dos espacios, Noche Trasnoche (Canal Sur), que dirige Salvador Domínguez y presenta Carmen Borja, obtenía en algunos momentos de su emisión el doble de los índices más altos de su gráfico de audiencias: 22%. "Está claro, se cita la palabra Arny y la audiencia se dispara", confirmó un miembro del equipo de Noche Trasnoche.

El caso Arny ha disparado los negocios sucios. El abogado Eduardo Prat, defensor de un inculpado, llamó a varias redacciones en Sevilla días antes del juicio anunciándose como el manager de un grupo formado por 35 testigos o inculpados cuyos testimonios él ponía en subasta por un precio que oscilaba entre 75.000 y 600.000 pesetas, según fuera el grado de carnaza telegénica. El director de Noche Trasnoche, después de entrevistarse con Prat, decidió no comprar el espectáculo y denunció en directo sus artimañas. Ahora, el Colegio de Abogados de Sevilla le investiga por una supuesta "falta grave".

Prat, junto con Carlos Saldaña, dueño del pub Arny, a los que se suma el dueño de los otros dos clubes implicados en el caso de prostitución de menores, sí han acudido a Crónicas marcianas, invitados por su director y presentador, Xavier Sardá. Fuentes del caso aseguran, aunque nadie puede probarlo, que por cuatro apariciones en pantalla Saldaña podría haber cobrado cuatro millones de pesetas. No obstante, el miércoles pasado Sardá anunció que el juicio paralelo terminaba esa misma noche. Ese mismo día, y a la misma hora, La sonrisa del pelícano (Antena 3), con Pepe Navarro al frente, presenta a Jesús Vázquez, otro de los imputados como testigo fichado durante todo el tiempo que dure el caso.

El despliegue de basura no está cerrado: el lunes pasado, un testigo que dijo ser el número 19 se ofreció personalmente, y previo pago, al más de un centenar de periodistas que alargaban los micrófonos hasta la pasarela de imputados, que eran vitoreados por sus partidarios, azuzados a empellones por otros espectadores iracundos o simplemente insultados por otras decenas de ciudadanos que los jaleaban frente a los juzgados de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997

Más información

  • Xavier Sardá destrona por primera vez a Pepe Navarro