Trabajadores de Canal 9, contra la "censura informativa"

El comité de empresa y el comité de redacción de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) denunciaron ayer en un comunicado la "limpieza que ha afectado a todos aquellos que, hartos de soportar los actos constantes de censura y manipulación informativa que padecemos en esta casa, han decidido plantar cara".El detonante de esta reacción ha sido la reorganización del departamento de informativos, a primeros de mes, mediante la cual el 80% de los periodistas de plantilla de los informativos diarios han sido desplazados a funciones de menor relevancia y sustituidos por redactores recién contratados, la mayoría de ellos sin experiencia. "Todos los intentos del comité de redacción para desbloquear esta situación no han servido de nada. Consideramos que los actuales gestores de la RTVV intentan meter miedo en el cuerpo de los redactores de manera que los periodistas no puedan cumplir el mandato constitucional de informar verazmente", añade el comunicado. También se señala que los 54 nuevos periodistas fueron contratados en mayo, sin recurrir a la bolsa de trabajo para la segunda cadena de Canal 9, que empezará a emitir el 9 de octubre.

Política intervencionista

La Unió de Periodistes Valencians instó a la Generalitat a rectificar su política intervencionista en los medios de comunicación públicos y solicitó la dimisión de los responsables de las censuras y depuraciones. El Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC) también hizo pública su repulsa por "sustituir a la gran mayoría de la plantilla por contratos temporales, más sujetos a las presiones políticas, en un ataque a la dignidad periodística", expresó en un comunicado el SPC. Aurelio Hernández, miembro del PP en el Consejo de Administración de RTVV, declaró en alusión a la creación de la segunda cadena que "todas las empresas públicas acoplan a sus trabajadores".

La diputada autonómica socialista Begoña Gómez Marco arremetió contra "la caza de brujas" y acusó al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, del PP, de ser el responsable final de la relegación de los trabajadores que, "atendiendo a criterios profesionales, no comulgan con la política informativa caracterizada por la banalidad, la desinformación y el respeto a Eduardo Zaplana, que es quien ha nombrado a sus máximos irresponsables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de septiembre de 1997.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete