Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos policiales critican con dureza a los partidos nacionalistas vascos

En las afueras de la iglesia de los Agustinos de Bilbao apenas había público. Sonó el himno nacional y el féretro, a hombros de miembros de la Policía y de la Guardia Civil, fue introducido en el furgón para su trasladado a Orgaz (Toledo), donde hoy será enterrado.En el exterior de la iglesia había muchos policías y líderes sindicales del Cuerpo Nacional de Policía con gesto de impotencia. El secretario de acción sindical de la Asociación Nacional de Policía Uniformada (ANPU), Mariano Sainz, central a la que pertenecía Daniel Villar, arremetió contra los nacionalistas y el Parlamento vasco por no haberse reunido para denunciar el atentado y apoyar a las Fuerzas de Seguridad "por la sangre que estamos dando". "¿Es éste el espíritu de Ermua?", preguntó.

El presidente de la federación del Sindicato Profesional de Policía Uniformada (SPPU), Juan Picón, exigió a los partidos que "dejen de hacer demagogia" y mostró su "total desacuerdocon la reinserción y reagrupación" de los presos de ETA.

Otro funeral será oficiado hoy en Orgaz por el arzobispo primado de Toledo, Francisco Álvarez, y asistirá el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, informa Isabel Salvador. Anoche fue instalada la capilla ardiente en el salón de plenos del Ayuntamiento de Orgaz, localidad de la que es natural Socorro, la esposa del agente asesinado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 1997