TOUR DE FRANCIA 97

Olano, por fin con ilusión de victoria

Ullrich y Riis, enfermos, dejan al español como favorito para la contrarreloj

Escenas y diálogos en la salida de, Montbéliard. Frío y una lluvia tenue. Corredores y directores refugiados en los coches o paseando bajo la lluvia con chubasqueros. Todas las preguntas se refieren a la contrarreloj de hoy, el último plato picante del Tour. Los 63 kilómetros de Disneylandia que servirán para cerrar definitivamente las calculadoras.Plano de situación: Ullrich, el líder, saca 6.22 minutos al segundo, Virefíque. Ventaja determinante. Virenque tiene también segura la segunda plaza: saca 3.51 al tercero, Pantani. Y éste tiene también seguro el podio: aventaja en 5.52 al cuarto, Escartín. El aragonés sólo aventaja en 35s al quinto (Olano) y en 1.09m al sexto, Casa grande, con lo que puede retroceder dos puestos. Pero el séptimo, Riis, sólo está a 2.03 de Escartín, 1.28 de Olano y 43s de Casagrande, con lo que puede avanzar hasta la cuarta plaza. Más, allá, las distancias son monumentales. Hay que añadir otros datos. Ullrich está enfermo y nervioso. Riis conoce una gran baja de forma pese a haber superado sus problemas estomacales. Olano, como UlIrich y Riis, es especialista y va a más, o, por lo menos no va amenos, con lo que se ha cruzado su curva de forma con la de los rivales. Pantani y Escartín son escaladores, un hándicap para el recorrido. Casagrande no es mal especialista, pero en distancias más cortas. Pese al maremágnum de cifras, las preguntas son pocas.

Más información

- Alvaro, ¿Escartín puede aguantar la ventaja de 35 segundos ante Olano?

El director del Kelme mira, de arriba a abajo a quien osa preguntarle así y responde.

Esa pregunta es estúpida, sobra. ¿En qué cabeza cabe? Fernando perderá por lo menos dos minutos.

Fernando, ¿qué pasará en la contrarreloj?

Escartín mira hacia abajo y responde.

- Saldré a hacerlo lo mejor posible. Sé que no es mi terreno porque son 62 kilómetros llanos y hay mejores especialistas.

¿Resistirá a Olano?

Asumo que me va a pasar, pero me da igual. Mi objetivo no era quedar el primer español, sino llegar al podio y ganar una etapa. Y eso es ahora imposible.

- Francesco, ¿qué pasará en la contrarreloj?

Casagrande mira para otro sitio y responde sólo para su cuello.

- Pss, ya veremos.

- ¿Podrás superar a Escartín y Olano y resistir a Rús?

- Pss, a eso saldremos.

Ullrich y Riis no están por ninguna parte. Más bien, están encerrados en su roulotte esperando que pase la tormenta de periodistas. Uti par de frases cazadas al vuelo. Riis: "Estoy mal; Ullrich, nervioso". Ullrich: "No quiero hablar de la contrarreloj".

Bajo la lluvia aparece, sonriente y en manga corta, Andreas Schmidt el médico del Telekom. "Ullrich, no está bien. Tiene fatiga general. No respira bien", dice, aún sonriente. "Pero son problemas que sólo son importantes en la montaña. En el llano no tendrá problemas para defender los más de seis minutos sobre Virenque". La causa de su sonrisa: pese a, todos los, problemas, y gracias a Virenque, el Tour de Ullrich es un hecho. Lo demás no importa. "De todas formas, Riis saldrá a atacar, quiere ganar, pero el favorito, para mí, es Olano. Es un gran especialista, el recorrido le va a la perfección y, además, tiene algo que ganar. Los demás sólo saldrán a defenderse".

-Abraham, el médico del Telekom dice que va a ganar usted la contrarrelej.

Olano, casco con parabrisas, gorra, chubasquero -sólo le faltan las perneras para sentirse en la salida de una clásica belga-, mira y se ríe.

- ¿Y?

- Eso, ¿y?

- Es muy fácil echar balones fuera. Lo difícil es cogerlos.

Pero; ¿le hace ilusión ganar?

Sí, claro.

¿Y sacarle más de 6 minutos a Pantani y llegar al podio?

- Eso es un sueño.

- Así se iría del Tour con una sensación agradable, por fin...

- Lo que haga o deje de hacer en la contrarreloj no me hará cambiar la valoración del Tour.

Ullrich y Riis utilizarán el nuevo modelo de Pinarello, aquél sin barra prohibido en el prólogo y adaptado a las nuevas normas. Olano aún dudaba. Es un día demasiado importante, como para experimentar. Recordatorio de hace un año: Riis, el más fuerte, llegó exhausto a la última contrarreloj. Se le habían acabado las reservas. Cedió, en 63 kilómetros llanos, 2.18m a Ullrich, 1.22m a Induráin y 12s a Olano. El guipuzcoano, que la disputó deprimido por los sucesos de la etapa de Pamplona, perdió 2.06 con Ullrich, pero aventajó en 13s a Dufaux, en 24s a Virenque y en 3.15 minutos a Escartín.

Orden de salida

Los 10 primeros de la general saldrán a estas horas. Dufaux: 15.41. Conti: 15.44. Jiménez: 15.47. Riis: 15.50. Casagrande: 15.53. Olano: 15.56. Escartín: 15.59. Pantani: 16.02. Virenque: 16.05. Ulirich: 16.08.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de julio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50