GOLF: OPEN BRITÁNICO

Asalto a los terribles 'Iinks' de Troon

Comienza la 126ª edición del Open Británico de golf (1.30, Canal +, en diferido), una de las más emocionantes de los últimos años. A los clásicos favoritos, Faldo, Norman, Els, Montgomerie y Olazábal, todos en una forma excelente, se les unen nombres como Lehman y, sobre todo, Tiger Woods, que van a contribuir a elevar la grandeza de esta edición.Los links de Troon no pueden estar mejor presentados. Las calles apenas tienen 18 pasos de anchura, algo más propio de los abiertos norteamericanos que de los británicos, aunque la mejor noticia después de varios años de sequía es que en esta edición, gracias a las últimas y persistentes lluvias, el rough está muy verde y sobre todo, alto. El viento predominante del noroeste, que todos esperan que azote durante toda la semana, va a complicar extremadamente la labor de los golfistas. No hay un hoyo donde el viento no moleste. Los siete primeros, donde tradicionalmente se dice que hay que fraguar la vuelta, puesto que se. juegan con el viento a favor y cruzado a la derecha, haciendolos más cortos, pueden enseñar los dientes en cualquier momento, dado que las posiciones de bandera se pueden complicar.

Pero la pesadilla de Troon comienza a partir del hoyo 8, conocido como el sello de Correos, un par 3 de 115 metros que va a estar muy bien defendido por tres terroríficos bunkers, que sin duda van a ser los destrozavueltas de la semana. No había ningún jugador en la mañana de ayer que no invirtiera largos minutos practicando todas las posibles posiciones de bola de estos tres bunkers, especialmente el de la izquierda, que más de un jugador va a tardar en olvidar.

Los siguientes hoyos hasta el final del recorrido mantienen un nivel de dificultad extrema, acentuado por la conversión del hoyo 11, tradicionalmente un asequible par 5 de 440 metros, en un complicado par 4 de 420 metros. El viento a partir del hoyo 10 cambia de dirección para orientarse en contra y cruzado de la izquierda, la dirección de viento que más temen la mayoría de los jugadores. Aquellos que consigan bajar del par en los últimos 12 hoyos tendrán algo que contar en el futuro.

Martín, lesionado

Si la noticia del día del martes era que no conseguían la clasificación ninguno de los seis jugadores españoles que lo intentaban (Luna, Hospital, Borrego, Piñero, Suneson y Linhard), las de ayer no mejoraban: Miguel Angel Martín es duda para hoy, víctima de una tendinitis aguda en su mano izquierda que no le permite agarrar el palo. Lo verdaderamente preocupante es la repercusión que esta lesión pueda tener de cara a sus aspiraciones a la clasificación de la Ryder Cup.Olazábal, que compartió partido de entrenamiento con Miguel Ángel Jiménez, realizó el papel de tutor del jugador malagueño, enseñándole todos los trucos y mostrándole sus armas a la hora de luchar contra este campo. Y es que esta semana va a ser de dura lucha con los Links de Troon, de la que muy pocos jugadores van a salir vencedores. Aquellos que ganen al campo tendrán muchas opciones de alzarse con el triunfo. Olazábal comentaba al término de la jornada que aunque no había conseguido un solo birdie en todo el día, su objetivo para este torneo era llegar a -3 al término del hoyo 72, el domingo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS