Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competición hace firme la inhabilitación a Gil

Jesús Gil, el presidente del Atlético, conoció ayer la enésima inhabilitación de su carrera. Esta vez, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol le sancionó con cinco meses como resolución al expediente abierto por continuos ataques a la Federación y a sus dirigentes. Gil, como en los casos precedentes, encajó el castigo con indiferencia: "Me sirve de papel higiénico".La inhabilitación, que desde ayer es firme, impide a Gil, en teoría, representar al Atlético en ningún acto oficial. Es decir, no podría acudir a la asamblea de la Liga de hoy ni a la de la Federación de mañana. Pero el presidente del Atlético no hará caso. Ayer insistió en su intención de acudir a ambas reuniones. Y por si acaso, lo hará acompañado de un notario. "Nadie va a impedir mi presencia", sostiene Gil. El directivo rojiblanco anunció que agotará todas las vías de recurso y que llegará incluso hasta el Tribunal Superior de Justicia de Madrid para protestar por su inhabilitación.

El viernes habrá conflicto. Porque la Federación ya le ha comunicado al Atlético su intención de hacer cumplir la inhabilitación. Lo hizo mediante una carta en la que se le pedía que acreditara a las personas que [sustituyendo a Gil] acudirían a la Federación en nombre del club. El presidente del Deportivo de la Coruña, Augusto César Lendoiro, recibió una carta idéntica. Además una copia de la sentencia fue remitida por la Federación a la UEFA, para que informe a sus federaciones adscritas de que Gil y Gil está inhabilitado.

Gil, en cualquier caso, está decidido a sostener un duro pulso con la Federación. Quiere acabar con la presidencia de Ángel María Villar y no va a parar hasta conseguirlo. Ayer volvió a dejar claras sus intenciones: "Voy a pedir a los clubes que me ayuden a purificar la competición, a terminar con la dictadura de Villar. Porque es él o yo". Gil quiere las auditorías de la Federación y conocer el destino que se le da al dinero que ingresa: "Se lo pienso decir a la cara; soy un miembro de la Federación y quiero saber qué hacen con el dinero. Porque Villar es el que cobra y yo soy el que paga".

El caso José Mari

Jesús Gil sostiene que es víctima de una conspiración por parte de la Federación. Y en esa teoría incluyó el caso de su nuevo jugador José Mar¡. El delantero fue convocado por Iñaki Sáez para concentrarse con la selección sub 18, que debe disputar en breve el europeo, desatendiendo los informes médicos del Atlético, que recomendaban el reposo del jugador por problemas de lumbalgia, y bajo amenaza, según Gil, de retirarle la licencia de profesional si no acudía. "Fue un secuestro deportivo", dijo Gil.La estancia de José Mari en la selección, sin embargo, fue breve. Iñaki Sáez, el entrenador, decidió darle de baja en la convocatoria ante "su desidia y falta de motivación en los entrenamientos". Gil no. quiso calificar esta decisión de Sáez. Simplemente dijo que durante su estancia en Cervera del Pisuerga, el futbolista había dejado un mensaje en el contestador de Miguel Ángel Gil: "Sáquenme de aquí o me muero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 1997

Más información

  • No puede representar a su club en las asambleas de la Liga y la Federación