Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Chaparrón monetario

La Bolsa tuvo un comportamiento neutro ante una inflación que ya había des contado y la sesión discurrió en los mismos términos que en los días anteriores. Los inversores siguen sin decidirse a tomar posiciones en firme y todo el juego discurre en una especie de guerra de guerrillas con golpes de mano puntuales en los valores susceptibles de reaccionar ante la presencia de dinero. La velocidad de las operaciones ha sido lo único destacable de esta jornada, junto con el volumen, que ha conseguido alcanzar los 82.247 millones de pesetas. Los mercados de deuda y de divisas tuvieron una influencia importante en el desarrollo de la sesión, la deuda por la constante entrada de dinero y la consecución de un nuevo mínimo histórico en su rentabilidad, ya en el 6,17%, mientras que en el mercado de divisas fue la escalada del dólar la que llamaba la atención. Las declaraciones del presidente del Bundesbank han puesto la credibilidad del euro bajo mínimos y el marco cayó a su nivel más bajo en cinco años, al cotizar un dólar a 1,7725 marcos al cierre de la sesión. La peseta se defendió bien frente a la moneda norteamericana, pero cerraba a 149,44, mientras ganaba terreno frente al debilitado marco alemán, que se cambiaba a 84,32 pesetas. Wal Street aportó estabilidad, con una apertura al alza. El índice Dow Jones cerró con un avance de 35,06 puntos (0,44%) en 7.921,82.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 1997