Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LOS MARCIANOS, SIN PECADO ORIGINAL

Gino Concetti, teólogo oficial del oficialísimo L'Osservatore Romano, ha explicado la perplejidad de la iglesia ante la hipótesis de que hubiese vida en otros planetas. Para el padre Concetti, el problema no estriba en que los hombres instalemos colonias en la Luna, Marte o donde fuese, iniciativa que sin duda no afecta para nada la misión pastoral de la Iglesia, sino ante la hipótesis de que "Dios haya podido crear otros mundos parecidos a la Tierra, e incluso diferentes, pero también habitados por seres inteligentes. En tal caso la cuestión que se nos plantea es si esos seres son descendientes de Adán y Eva. Si no fuese así, habría que preguntarse entonces si ellos también nacen con el pecado original". Si los venusinos, marcianos o extragalácticos nacen en "estado de gracia", entonces la pasión de Cristo carece de sentido para ellos. "Cristo ha podido manifestarse ante esos seres inteligentes de otra manera que sufriendo en la cruz. Ellos no conocerían el pecado original". Hace años, el jesuita Domenico Grasso dijo que le "gustaría mucho saber que Dios es glorificado por miríadas de mundos, puede que más perfectos que el nuestro, y que Cristo tiene hermanos que él no ha tenido que salvar pagando un precio tan alto como el que tuvo que pagar por nosotros". O lo que es lo mismo, a cada planeta o galaxia, un Dios acorde con sus necesidades.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 1997