Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA FINANZACIÓN DEL PP

Vidal-Quadras contó a Aznar y a Rato que De la Rosa financió al PP en varias ocasiones

El anterior presidente del Partido Popular en Cataluña, Aleix Vidal-Quadras, informó personalmente al presidente del Partido Popular, José María Aznar, que, según sus datos, Javier de la Rosa había financiado al PP en varias ocasiones. El antecedente había sido la campaña de las elecciones municipales catalanas, celebradas el 26 de mayo de 1991. Aznar transmitió la información a Rodrigo Rato, quien a su vez habló sobre el asunto con el propio Vidal-Quadras. Éste tuvo acceso a informes de Enrique Lacalle y de Jorge Núñez, brazo derecho de De la Rosa en el grupo Torras.

En los primeros meses de 1991, el PP en Cataluña tenía como cúpula a una comisión gestora, que presidía Aleix Vidal-Quadras, tras el cese de Jorge Fernández Díaz en el puesto de presidente del PP en Cataluña, consumado el 6 de marzo de 1991, y su designación como secretario nacional de política autonómica del PP. Fernández Díaz seguía siendo también diputado del Congreso.El canal para la financiación de De la Rosa, según ha sabido este diario, fue el entonces cabeza de lista del PP para la alcaldía de Barcelona, Enrique Lacalle Coll. La primera noticia más o menos oficial sobre los apoyos financieros de Javier de la Rosa trascendió el jueves 16 de mayo de 199 1. Esa noche, a diez días de las elecciones; municipales, el candidato socialista Pasqual Maragall había anunciado que no acudiría al debate organizado por TV3 con los cuatro candidatos: Maragall (PSC), Josep María Cullel (CiU), Eulàlia Vintro (IC) y Lacalle (PP). La dirección del PP decidió que Lacalle tampoco debía asistir.

Sin embargo, en la tarde noche Quadras, presidente de la comisión gestora del PP, mantuvo una conversación telefónica con Lacalle, éste le informó que se dirigía a TV3. Esa noche, ambos habían acordado asistir a una cena organizada por Nuevas Generaciones.

Lacalle no le explicó a Vidal-Quadras por que había decidido desoir al partido y participar en un debate que días antes había calificado como "descafeinado" al conocerse que Maragall no acudiría.

Tras el debate, Lacalle acudió al restaurante en el que se celebraba la cena de Nuevas Generaciones. Vidal-Quadras, que se iba perfilando como el futuro presidente del PP y hombre de Aznar en Cataluña, quiso saber por qué Lacalle había desobedecido. Ambos mantuvieron un aparte al término de la cena delante de varias personas.

Lacalle parecía presionado y nervioso, según las fuentes que pudieron observar a ambos políticos. Vidal-Quadras le pidió una explicación. ¿Por qué había decidido ir al debate? Lacalle contestó que estaba obligado a ir. Vidal-Quadras no entendió. Lacalle le espetó que De la Rosa le había presionado para acudir a TV3. Vidal-Quadras preguntó entonces por qué razón obedecía una orden de De la Rosa que implicaba violar el acuerdo del partido. Lacalle le explicó que De la Rosa seguía instrucciones de CiU, muy interesada en que estuvieran presentes en el debate todas las fuerzas aún cuando Maragall había informado que no participaría en el mismo. Vidal-Quadras seguía sin entender que tenía que ver el deseo de CiU y de De la Rosa. Lacalle se lo dijo casi con todas las letras: "¿Quién crees tú que nos ha financiado esta campaña electoral? ¡A ver si te enteras!".

Fue así que Aleix Vidal-Quadras, según fuentes con las que el entonces presidente de la comisión gestora del PP en Cataluña comentó el incidente del jueves 16 de mayo de 1991, supo que Javier de la Rosa había aportado dinero a la campaña del PP. Otras fuentes conocedora s de los movimientos en la cúpula del PP de Cataluña dijeron a este periódico que investigaciones posteriores sobre la aportación de De la Rosa no detectaron documentalmente el dinero aportado. Las cuentas del PP nunca reflejaron los 40 millones de pesetas de financiación apuntada. Lacalle escribió al día siguiente, el 17 de mayo, a De la Rosa: "Al debate de ayer en TV 3, como te he dicho esta mañana por teléfono, fuí porque tú me lo pediste, ya que mi estrategia inicial era distinta". Esta carta finaliza con una aparente repetición de demanda de nuevos fondos: "Te agradecería mucho, tal como te comenté en mi nota del día 13, me echaras una última mano en la recta final".

A finales de 1992, cuando Kuwait Investment Office (KIO) y el grupo Torras decidieron presentar una querella criminal contra Javier de la Rosa y su equipo, Aleix Vidal-Quadras volvió a recibir una llamada. Esta vez no era De la Rosa. Se trataba de uno de sus hombres, Jorge Núñez, que fue consejero delegado de Torras y hombre que había participado con De la Rosa en la creación de la burbuja especulativa de Torras Hostench en 1987. Núñez citó a Vidal-Quadras en el hotel barcelonés Princesa Sofía, Le dijo que el PP debía andar con cuidado porque De la Rosa, en la época de oro, había contribuido con importantes sumas de dinero al partido. Núñez cifró la aportación en 200 millones de pesetas y también mencionó a Rodrigo Rato.

Poco después, Vidal-Quadras informó a Aznar de su encuentro en el hotel Princesa Sofía con Núñez. Aznar le dijo que no debía preocuparse por este problema. Aznar, a su vez, se lo transmitió a Rodrigo Rato. En un encuentro político del PP, Rato aprovechó para llamar a un aparte a Vidal-Quadras. Le dijo que Aznar le había informado sobre el asunto De la Rosa y que no debía preocuparse ya que el financiero y su círculo atravesaban por una situación dificil a raíz de la querella criminal de KIO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 1997

Más información

  • El entonces presidente popular en Cataluña recibió datos de Enrique Lacalle y de Jorge Núñez