Anguita busca los apoyos del Pasoc y de Izquierda Republicana en la crisis de IU

Julio Anguita ha ampliado su gobierno paralelo en IU con nuevos dirigentes del PCE, dos del Pasoc, Pablo Castellano y Franco González, e Isabelo Herreros, de Izquierda Republicana, que ayer, por primera vez, participaron en las reuniones de Rascafría. En el encuentro -que se prolongará hasta hoy- se trató de la situación de Nueva Izquierda. El lunes, la Presidencia convalidará las sanciones contra sus dirigentes.

El lunes será uno de los días más decisivos en la batalla que Julio Anguita tiene abierta contra Nueva Izquierda. Aunque la decisión está tomada y en la organización todos dan por hecho la expulsión de los dirigentes rebeldes, el lunes la Presidencia ratificará los acuerdos de la Ejecutiva y enviará su recomendación al Consejo Político -el máximo órgano decisorio entre asambleas- del 28 de junio.Hasta ese día, Anguita trata de legitimarse ampliando el consejo de notables fuera de cualquier marco estatutario de IU. Abiertamente enfrentado a Nueva Izquierda y a Iniciativa per Catalunya (IC), se ha ido echando en manos del sector más duro del PCE, y ha ido sumando a su gobierno reducido a nuevos dirigentes, algunos del PCE, como Nines Maestro y Susana López, y secretarios regionales comunistas. Pero la novedad es que ayer se integraron los máximos dirigentes de Izquierda Republicana -Isabelo Herreros- y del Pasoc, su presidente, Pablo Castellano, y Franco González.

Es, por otro lado, una incorporación cantada. La intervención en el mitin del cine Palafox del pasado domingo de Franco González era interpretada por dirigentes de IU como un alineamiento inequívoco con las tesis de Julio Anguita. Franco González, en un mitin en el que defendió, ardoroso, el liderazgo de Anguita, no ahorró ni una sola crítica hacia los dirigentes de Nueva Izquierda, sacó pecho y se puso a sí mismo como ejemplo de lo que hay que hacer cuando no se comparte un proyecto. Él -y así lo contó en el cine Palafox entre aplausos y gritos de aliento- acaso por menos abandonó el PSOE.

En política nada hay perdurable. Porque su compañero y jefe de filas, Pablo Castellano, en un breve periodo de tiempo ha pasado de haber estado a punto, en su día, de abandonar el grupo IU-IC por discrepancias de voto a sugerir hoy a sus compañeros de IC que estarían más cómodos en el grupo mixto.

Anguita está creando su nueva mayoría. Pero es una mayoría un tanto requebrajada. Ayer el denominado Espacio Alternativo, liderado por Jaime Pastor, anunciaba una reunión para elaborar un documento de rechazo a las medidas sancionadoras contra Nueva Izquierda. También en una resolución que algunos militantes interpretan como de apoyo al caso de Nueva Izquierda, la federación de Madrid apuesta por el diálogo como vía para resolver las discrepancias. Y dentro de estas discrepancias, los órganos de dirección de Madrid exigen a la federal que clarifique su postura en torno a quienes el domingo alentaron abucheos y pitadas contra Ángel Pérez, coordinador de Madrid, al comenzar su intervención en el cine Palafox. Otra resolución critica que la dirección federal, tan rigurosa con Nueva Izquierda, anule sanciones impuestas por la comisión de garantías de Madrid a otros militantes del PCE.

En cualquier caso, Ángel Pérez no ha ido en esta ocasión a Rascafría. Según la versión oficial, por compromisos de su trabajo político en Madrid. Según otras versiones, para evitarse el trago de encontrarse con los que habían preparado la operación de abucheo en el cine Palafox y que, curiosamente, han sido especialmente invitados en esta ocasión por el propio Anguita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 13 de junio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50