Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Anglés piensa que Ricart miente, pero no le cree capaz de matar a las niñas

Mauricio Anglés afirmó ayer en el juicio por el triple crimen de Alcàsser que cree que el acusado Miguel Ricart "sabe algo", porque "se ha visto que ha mentido mucho, y si una persona miente es que algo esconde". El testigo, sin embargo, no considera al procesado capaz de cometer las atrocidades a las fueron sometidas las tres niñas asesinadas. Ricart le soltó un improperio. La ex compañera de Ricart, María Dolores Cuadrado, que también testificó ayer, confirmó que los dos pasearon a su hija el día después de la desaparición de las víctimas.

María Dolores Cuadrado dijo desconocer dónde pasó Ricart la noche del 13 de noviembre de 1993, cuando fueron secuestradas Míriam García, Antonia Gómez y Desirée Hernández. El acusado sostiene que esa noche estuvo en casa de su amigo Antón Partera Zafra, donde también se hospedó toda esa semana. La testigo afirmó que no sabía dónde vivía Ricart por aquella fechas.La convivencia entre María Dolores Cuadrado y Miguel Ricart terminó en junio de 1991, ocho meses después de nacer la hija de ambos. A partir de ese momento se vieron "esporádicamente", afirmó la testigo, quien con ayuda de su agenda ratificó que cenó con Ricart, Kelly y Mauricio Anglés el 6 de noviembre de 1992. Con ello apoyó el relato del procesado frente al de Mauricio Anglés, que reiteró ayer mismo que esa cena se produjo en otras fechas.

María Dolores, que se mostró serena y relajada, también confirmó el paseo familiar del 14 de noviembre de 1992. "Hoy ha venido Miguel y hemos ido a pasear con Rosa [su hija]", dice la agenda. La ex compañera de Ricart no notó nada extraño" durante el paseo.

Como a otros testigos, le fueron mostradas varias prendas encontradas el 27 de enero de 1993 en la fosa de La Romana (Tous), donde fueron hallados los cadáveres de las niñas. María Dolores no reconoció la ropa que Neusa Martíns, madre de los hermanos Anglés, afirma que solía llevar el procesado. Una de las acusaciones quiso saber entonces si seguía el juicio a través de los medios de comunicación y si conocía las respuestas de otros testigos. María Dolores respondió afirmativamente, pero añadió que no había visto las prendas.

Las declaraciones de la testigo dieron un respiro a Ricart al fina de una larga sesión en la que se interrogó de nuevo a Mauricio Anglés. El hermano del fugitivo Antonio Anglés reiteró que las imputaciones de Ricart contra él son falsas. Preguntado sobre dónde pasó la noche de la desaparición de las niñas, Mauricio respondió: "No lo sé; drogándome o robando por ahí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de mayo de 1997

Más información

  • La ex novia del acusado no aclara dónde estuvo éste el día del secuestro