Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón levanta el secreto del 'caso Oñederra' tras 21 meses de diligencias

El juez Baltasar Garzón levantó ayer, 20 meses después de haberlo dictado, el secreto del sumario del caso Oñederra, en el que se investigan diversas acciones de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) en la denominada guerra sucia contra ETA. Garzón ha citado a declarar en esta causa, que se abrió el 28 de julio de 1995 y se declaró secreta sólo un mes después, al ex secretario general de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea y al ex director de la seguridad del Estado Julián Sancristóbal, que deberán comparecer el próximo día 9 para ser interrogados sobre la llamada acta fundacional de los GAL.El magistrado de la Audiencia Nacional ha levantado el secreto sumarial semanas después de que el Gobierno desclasificase los llamados papeles del Cesid relativos a esta causa, aunque ha decidido mantener secreta una parte, "la relación o relato intervenido en el registro de la celda del coronel Juan Alberto Perote", imputado en esta causa. En ella se investigan los asesinatos de Ramón Oñederra, Kattu, en diciembre de 1983; los de Angel Gurmindo y Vicente Perurena en febrero de 1984 en Hendaya (Francia) y el atentado en Biriatu en 1984 en el que murió Christian Olascoaga.

A raíz de las declaraciones en este sumario del ex director de la Guardia Civil Luis Roldán, se incorporaron datos sobre el supuesto envío de cartas bomba a simpatizantes y militantes de ETA y Herri Batasuna, en uno de los cuales murió un cartero de Rentería (Guipúzcoa). Roldán implicó al ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera.

En el caso Oñederra se investiga además el supuesto secuestro de mendigos por agentes del Cesid para experimentar el uso de pentotal sódico -el llamado suero de la verdad, que se pretendía utilizar después con el etarra Josu Ternera, al que se planeaba secuestrar - y el secuestro de Jesús Cela Seoane, miembro de los GRAPO.

"Procesados en otra causa"

Garzón ha citado para el viernes a Damborenea, que tendrá que comparecer a las 10 de la mañana, y a Sancristóbal, que deberá hacerlo a las 11. En la providencia notificada ayer a las partes, Garzón les advierte que pueden acudir acompañados por sus abogados dada su condición "de procesados en otra causa". Garzón hace referencia a que ambos,. que por primera vez declararán en este sumario, están procesados en el caso Marey, el llamado sumario matriz de los GAL, por los delitos de pertenencia a banda armada, detención ilegal, proposición para el asesinato y, en el caso de Sancristóbal, malversación de caudales públicos.

En el caso Oñederra no hay todavía ningún procesado, pero sí muchos imputados; entre ellos, los generales Enrique Rodríguez Galindo, Andrés Cassinello y José Antonio Sáenz de Santamaría; Enrique Dorado Villalobos, Felipe Bayo, Luis Roldán, el coronel Juan Alberto Perote, el teniente de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto, el ex ministro José Luis Corcuera, Rafael Vera y el abogado Jorge Argote.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997