Sargentos frente a escritoras

Vecinos de Hortaleza colocan placas con nombres de soldados muertos en sus calles anónimas

Los vecinos del barrio de San Antonio (Hortaleza) prefieren bautizar sus calles con los nombres de nueve soldados o militares de diversa graduación que murieron en la misión internacional de paz en Bosnia que con apellidos de escritoras.Más que nada, para tener una dirección que poner en las tarjetas de visita o en los impresos para pedir una plaza en el colegio para sus hijos.

El domingo pasado, y ante la tardanza del Ayuntamiento de Madrid en asignar los nombres (algunos vecinos llevan un año viviendo en domicilios fantasmas), decidieron colocar carteles en las esquinas del barrio que hacen referencia, por ejemplo, al sargento de caballería Angel Tornel, un granadino que falleció por vuelco de su vehículo en Medjugorje (Bosnia) en 1993.

Arguyen los residentes en el barrio que esas denominaciones fueron aprobadas en un consejo de Cultura y ratificadas en el pleno del distrito, pero el edil del ramo, Juan Antonio Gómez-Angulo, sólo se refiere al primero, y afirma que se trata de un "consejo sectorial no vinculante".

Y aduce que el "criterio" municipal (la normativa para las denominaciones no hace ninguna referencia a ello) veta el bautizo de calles con nombres de personas muertas de forma violenta. "Sería un agravio para madrileños muertos, por ejemplo, en atentado terrorista", zanja Gómez-Angulo.

Xirgú o Moliner

Prefiere darles nombres como el de la actriz Margarita Xirgú, la escritora y académica Carmen Conde o la lingüista María Moliner, entre una lista de 21 personajes de la cultura española a los que se les adjudicó una vía pública por decisión del pleno municipal de marzo con los votos del PP e IU.Pese a que algunos vecinos han expresado su rechazo a que en su barrio se bauticen calles con nombres de folclóricas como Lola Flores, la asociación de vecinos explica en un comunicado que no se niega a que entre los nombres de sus calles figure el de alguna cantaora.

"Como si el Ayuntamiento quiere ponerle ese nombre a la mayor avenida que haya, pero, eso sí, después de los nombres de estos soldados que han deja do su vida por la paz", reza el documento, en el que se narra detalladamente las vicisitudes de la asociación para conseguir que los militares diesen nombre a sus calles.

La negativa del Ayuntamiento contrasta con el agradecimiento "muy sincero" del Ministerio de Defensa "por el recuerdo a los que cayeron en tan noble misión". Ese departamento remitió una breve biografía de los nueve (tres de ellos madrileños) que había solicitado la asociación, y añadió la de otros cuatro de reserva por si querían usarlos en el futuro.

"Los carteles serán retirados", anuncia el edil; "esto se debe a un enfrentamiento entre una asociación vecinal y la concejal" del distrito de Hortaleza.

Ésta, Carmen Rodríguez Flores, no contestó ayer a las llamadas de este diario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de abril de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50