Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sainz celebra sus 10 años de Mundial

El piloto español participa a partir de hoy en el Rally de Portugal

En marzo de 1987 un jovencito español al volante de un Ford Escort desafió en el Rally de Portugal a la élite del automovilismo en su primera participación en una prueba del campeonato del mundo de rallies. Hoy se cumple el décimo aniversario de aquella jornada y Carlos Sainz, otra vez con un Ford Escort, sigue en la brecha, dispuesto a pelear por añadir un nuevo éxito a su extensa lista de triunfos.Dos títulos mundiales y 18 victorias adornan su historial, pero el piloto madrileño, de 34 años, no está para muchas celebraciones. Esta tarde comienza su participación en el Rally de Portugal con la certeza de seguir siendo competitivo.

La cuarta prueba de la temporada se pone en marcha con un breve prólogo de casi cuatro kilómetros. Se trata de un rally presidido por la incertidumbre. "Es una auténtica incógnita", dice Sainz, que ocupa la segunda posición en la clasificación provisional del Mundial un punto del escocés Colin McRae (Subaru).

El último resultado del piloto madrileño de Ford fue un abandono prematuro en Kenia como consecuencia de un accidente absurdo. "Los problemas nos afectan a todos", dice Sainz, "pero a pesar del traspié anterior mantenemos nuestras posibilidades. Lo importante es ir sumando puntos y optar a la victoria".

Incertidumbre previa

Las dudas para el Portugal las motiva el carácter novedoso de la carrera, la primera con un trazado convencional sobre tierra esta temporada. Hasta ahora se ha corrido sobre asfalto y nieve (Montecarlo), nieve (Suecia) y en el exclusivo terreno pedregoso del Safari. En las tres primeras citas han ganado pilotos de Subaru,pero en Portugal nadie sabe qué coches irán mejor sobre tierra. De las 11 pruebas que quedan por disputar en el Mundial, ocho serán sobre esta superficie, así que lo que suceda estos días orientará sobre las verdaderas directrices de la competición."Este rally será un buen indicador para el resto del campeonato", explica Sainz. "Creo que el Ford Escort se mostrará competitivo sobre tierra, como nos lo demuestran los ensayos que hemos realizado. Estoy contento con el coche", continúa Sainz, que ya ha vencido en dos ocasiones (1991 y 1995) el Rally de Portugal, primero con Toyota Celica y después con Subaru Impreza.

La falta de potencia del Escort sigue siendo el caballo de batalla del equipo Ford. "Después de los últimos entrenamientos hemos mejorado algo el motor", asegura el bicampeón mundial, "y hemos logrado un equilibrio y una eficacia en las suspensiones y en la tracción muy importante con vistas a esta cita y a las próximas del Mundial".

Los favoritos en Portugal son los habituales de los últimos tiempos: Colin McRae, ganador este año del Safari; el segundo piloto de Subaru, el sueco Kenneth Eriksson, vencedor en Suecia, y el finlandés Tommi Makinen (Mitsubishi), actual campeón del mundo.

Sainz, que suma dos segundas posiciones esta temporada (Montecarlo y Suecia), completa la nómina de candidatos. "Portugal me gusta y se me da bien", dice el piloto de Ford. "También lo conozco mucho, y ése es un factor importante". La principal ausencia en la lista de inscritos de la prueba es el italiano Piero Liatti (Subaru), que ganó en Montecarlo pero continúa alternándose al volante del segundo Subaru con su compañero Eriksson.

Presencia española

También participa en este rally el equipo oficial Seat, que alinea al finés Harry Rovanpera y al alemán Erwin Weber, expertos en conducir sobre tierra. La firma de Martorell ha trabajado durante los dos últimos meses para superar el mal resultado de Montecarlo, donde sus coches fueron superados por los Skoda, rivales en la pelea del certamen reservado a vehículos de dos ruedas motrices y motor de dos litros.Otra representación español la es la del levantino Luis Climent, actual campeón nacional, que debuta esta temporada con un Mitsubishi de grupo N gracias al apoyo de la Generalitat valenciana.

El recorrido total del Rally de Portugal es de 467 kilómetros distribuidos en 31 tramos cronometrados, todos ellos sobre tierra. Dada la coincidencia con las vacaciones de Semana Santa, se espera una gran afluencia de público, ya que la afición portuguesa por los rallies es una de las mayores del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 1997