Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'SABER Y GANAR'

Un concurso siempre necesario

Con un programa sencillo, ameno, divulgativo y participativo , Elisenda Roca hizo digna competencia al Telediario durante varios años. Tras el éxito de Cifras y letras, sólo Lingo mantenía en la televisión pública la fórmula del concurso familiar con vocación claramente educativa.Jordi Hurtado, apoyado en una receta clásica elaborada por uno de los expertos más prestigiosos (Sergi Schaaff es el creador de, entre otros, El tiempo es oro) cubre el hueco dejado ahora por El rompecocos en la sobremesa con Saber y ganar (La 2, de lunes a viernes, a las 15.00). Preguntas de cultura general, concursantes con aire de simpáticos sabihondos, pruebas destinadas a valorar los reflejos y la memoria... bueno, nada nuevo bajo el sol. Pero no importa. A pesar del empeño del presentador por aplicar un tono de Teletienda, el concurso discurre por terrenos abandonados ya por la televisión: un juego sin estridencias, participación alejada por la paranoia de las audiencias masivas...

Con un decorado en tonos azules dominado por dos palabras contundentes, tanto en la forma como en el fondo, Saber y ganar es un concurso necesario, sobre todo en una televisión pública saturada de espacios que nadie se atrevería a calificar jamás como de "servicio público".

La 2 de Televisión Española abre pues una ventanita diaria al juego cultural, tal vez algo mustio en su ritmo, es cierto, pero siempre de agradecer por los espectadores que piden, que exigen, algo diferente, sencillamente normal. Y es que a estas alturas, lo normal nos parece imposible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1997