Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arratibel fue advertido por su mujer del riesgo que corría en los carnavales de Tolosa

, El industrial Patxi Arratibel, asesinado el pasado martes por ETA, fue advertido por su propia esposa, Susana Ezcurra, del peligro potencial que suponía su presencia al frente de una charanga en los carnavales de Tolosa. Según sus familiares, ella le insistió para que no acudiese esta vez a la cita con sus amigos de su población natal, pero él optó por asumir el riesgo.

Las mismas fuentes apuntan que Arratibel estaba nervioso en los últimos tiempos y realizaba una vida poco ordenada. "Viajaba continuamente y no seguía un horario estable debido seguramente a razones de seguridad", indicaron tras señalar que, eso sí, no exteriorizaba sus inquietudes ni había reclamado una escolta policial.

Según algunos de sus amigos, Arratibel había barajado la posibilidad de trasladarse a vivir fuera de Euskadi, si bien no se mostraba muy comunicativo en relación con las amenazas de ETA: "Aparte de repetir que él no se había quedado con dinero del rescate de Emiliano Revilla, no contaba gran cosa".

Nadie de su círculo dice tener constancia de que, tras el escrito conminatorio que le envió la dirección de ETA, Arratibel hubiera tratado de establecer contacto con la banda terrorista para aclarar su actuación como intermediario en el caso Revilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997