Antic, forzado a aparcar la capitanía de Caminero

Radomir Antic se ha visto obligado a aparcar su idea del cambio de galones en el Atlético. Solozábal seguirá siendo el capitán, y no Caminero. El técnico tanteó a la plantilla el pasado martes, en el encuentro de Copa frente al Compostela, saltándose el criterio de antigüedad y entregando el brazalete a Caminero. Y comprobó lo peligroso de la maniobra: la reacción de los jugadores ha sido de incredulidad y firme desacuerdo.

, De momento, el encontronazo frontal entre Antic y la plantilla no se ha producido. Los futbolistas, pese a su perpejlidad por la capitanía de Caminero ante el Compostela, prefirieron no movilizarse y aguardar acontecimientos. Esperar, por ejemplo, a que el técnico les anunciara personalmente sus intenciones, circunstancia que todavía no se ha producido. Radomir Antic, en cambio, sí había comunicado su decisión a la cúpula del club, que dio carta blanca a la operación, al tiempo que le advirtió de los riesgos que se podían correr.A la plantilla el asunto no le gusta nada. Se siente molesta, en primer lugar, porque la cuestión haya trascendido antes a la luz pública que al propio vestuario. Y, además, desconfía de los motivos en los que oficialmente se apoya la maniobra: algo así como que Caminero, con el brazalete en su poder, va a multiplicar su estado anímico y, por extensión, su rendimiento como jugador.

Antic, ante la posibilidad de que su medida desate una sublevación o, cuando menos, un mal ambiente, se ha visto forzado a aparcar, al menos por ahora, el relevo. De momento, el técnico ha esquivado abordar la cuestión ante los jugadores. No les ha informado de sus planes y ni siquiera les ha justificado su decisión frente al Compostela de entregar el brazalete a Caminero, cuando en el campo estaba López, de más antigüedad en el club. Antic eludió ayer realizar declaraciones sobre el conflicto: "No sé de dónde ha salido esa noticia, por lo que no tengo nada que decir".

Sí hablaron algunos jugadores. Por ejemplo, Kiko: "Lo que yo pienso nunca se lo contaré a los periodistas, que serían los últimos en enterarse. Es cosa del vestuario. Existe un código no escrito por el que el capitán es el más veterano. Pero al no estar escrito poco puede hacerse".

Más duro y tajante se mostró el gaditano sobre los motivos oficiales que empujan a Antic a querer impulsar la capitanía de Caminero. "Ánimos necesitamos los 22 jugadores", dijo, "¿o no hay que animar a Biagini o Roberto, que no juegan? Todos somos mayorcitos para que nos haga falta que nos inyecten moral. Un brazalete no te va a hacer jugar mejor. Y, además, Caminero lleva años demostrando que es el número uno en su puesto".

López no quiso hacer valoraciones, pero sí confesó su perplejidad por el suceso del martes. Solozábal, el actual capitán, aseguró que Antic no le había comunicado nada. Y añadió: "En todos los equipos esto es una cuestión de veteranía; pero no hace falta llevar el brazalete para ser el capitán. Siempre hay tres o cuatro jugadores que representan ese papel. La capitanía es anecdótica". ¿Y si se produce el cambio de galones? "Yo no podría hacer nada" dijo; "es como si el club no quiere renovar a uno. Quien manda, manda, y así hay que aceptarlo".

Jesús Gil, por su parte, se lavó las manos: "Yo no sé nada, porque no me meto en las cosas de la cocina. Allí el que manda es el cocinero. Y lo que Antic decida bien decidido estará".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de febrero de 1997.

Lo más visto en...

Top 50