Fotonoticia:

GANADOR PATAS ARRIBA

La imagen es elocuente, pero la regularidad es la que manda. En el sumo japonés se puede perder un combate, pero ganar a pesar de ello uno de los cuatro grandes torneos del año. Wakanohana podía haber vencido en el del Año Nuevo, que finalizó ayer en Tokio, con un palmarés perfecto: los 15 combates ganados. Sin embargo, aunque ya era campeón -Su tercer trofeo- antes de disputar el último, se tuvo que conformar con un 14-1, pues perdió de la forma clara que se aprecia, volteado por el campeón de¡ torneo anterior, Musashimaru, la más reciente joya de origen hawaiano que ha entrado en uno de los grandes deportes nacionales japoneses tras Konishiki y Akebono. Musiashimaru terminó con un marcador de 12-3.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS