COLAPSO EN EL TRÁFICO AÉREO

La avería del aeropuerto de Barajas obligó a cancelar 299 vuelos

El cierre de Barajas hizo trabajar a destajo al resto de aeropuertos nacionales. El ejecutivo de servicio de Manises (Valencia) resumía así el problema: "Estamos preparados para la peor de las situaciones". Eran las nueve de la noche. A esa hora, Valencia había recibido ya cuatro aviones procedentes de Italia (Milán y Roma), Alemania (Francfort) y Las Palmas que tenían previsto aterrizar en Madrid. La avería afectó a 299 vuelos (entre salidas y Regadas). Renfe aumentó un 30% sus servicios y viajó completo a Lisboa y Barcelona. Los hoteles próximos a Barajas estaban ya llenos a las ocho de la tarde.

La compañía aérea Viva Air reservó el pequeño aeropuerto de Salamanca para desviar ocho vuelos hasta las nueve de la noche. También utilizó esta alternativa Spanair. Desde allí, trasladaban a sus clientes en autobuses a Madrid.En la capital, los hoteles próximos a Barajas, avisados de la avería, esperaban alas seis de la tarde el aluvión. A las ocho, los hoteles Diana, Alameda, Barajas y los dos situados en el Campo de las Naciones, estaban completos. En ese tiempo, las principales compañías aéreas habían reservado todas las habitaciones libres, más de 400.

Iberia tuvo que cancelar 80 vuelos y desviar otros once a los aeropuertos de Valencia, Barcelona, Sevilla y Zaragoza. A estos pasajeros les ofreció dos posibilidades: el traslado a Madrid en autobuses o el alojamiento en hoteles. Además, contrató 200 habitaciones para algunos de sus viajeros bloqueados en Madrid.

A las nueve de la noche, las pistas del aeropuerto de Sevilla acogieron dos vuelos con destino Madrid procedentes de Casablanca (Marruecos) y Lanzarote. Esperaban el aterrizaje de otros cinco y habían suspendido una salida a la capital. En Barcelona, más de 3.000 pasajeros (36 vuelos) se habían quedado en tierra.

La capacidad del aeropuerto de Barajas es de 50 movimientos por hora (entre salidas y llegadas). El cierre definitivo de las pistas ocurrió a las 17.45. No se abrieron hasta las 23.00, con lo que los vuelos afectados serían 225. A este problema habría que sumar las restricciones decididas por las autoridades aeroportuarías desde las 11.55 de la mañana -hora en que se produjo la avería- hasta el cierre de las pistas. Durante este periodo se vieron perjudicados otros 115 aviones. En total, entre el mediodía y las once de la noche, cerca de 340 vuelos embarrancaron.

Este cálculo, hecho en función de los actividad normal en Barajas, fue rebajado por los portavoces de Aeropuertos Nacionales y Navegación Aérea (AENA) a las doce de la noche: "Nuestros terminales informáticos también se han caído. Pero con carácter provisional podemos apuntar que los vuelos cancelados, entre salidas y llegadas, han sido 299". En un día normal llegan y salen de Barajas 800 aeronaves. La crítica jornada afectó al 37,5% de los vuelos.

Teléfonos de reclamaciones

El aeropuerto ha puesto a disposición de los viajeros afectados cuatro números de teléfono para información y reclamaciones: 3058343, 3058344, 3058345 y 3058346.Una buena parte de los usuarios que se quedaron atrapados se volcó en los trenes. Renfe amplió un 30% sus servicios. En Atocha señalaron: "Todos los viajes para Barcelona y Lisboa se llenaron., Nunca había ocurrido algo semejante en un día laborable. Se ocuparon todos los expresos que iban a esas dos ciudades en todas sus clases. La gente estaba dispuesta a reservar cualquier cosa con tal de llegar a sus destinos", dijeron.

Teléfonos de información:

AEROPUERTO DE BARAJAS: 3058343

IBERIA: 329 57 67

AVIACO: 329 53 44

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de diciembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50