La mujer de Induráin niega que ella negociara con el Polti

Marisa López de Goikoetxea, esposa de Miguel Induráin, quiso acabar ayer con las especulaciones e informaciones que la sitúan como personaje clave en la decisión de futuro que tome el ciclista navarro: retirarse o seguir y en qué equipo. "Yo no he hablado nunca con nadie del Polti, contrariamente a lo que ha salido publicado", dijo. "Y habría tenido todo mi derecho a hacerlo, pero lo único que hice fue hablar con un periodista italiano para confirmarle que habíamos recibido un fax en el que el Polti nos mostraba su disposición a hablar con Miguel si decidía seguir". Gianluigi Stanga, director del equipo italiano, corroboró estas palabras: "No hemos hablado ni con Marisa ni con Miguel, simplemente hemos enviado un fax y aún no hemos recibido respuesta, pero no tenemos ninguna prisa". El Polti es el tercer equipo, junto con el ONCE y el Kelme, que se ha interesado por contar con Induráin para la próxima temporada, aparte del Banesto, su equipo de siempre.La desmentida conversación con Stanga era uno de los datos en que se apoyaba la teoría de la mayor implicación de su mujer en las decisiones deportivas y económicas de Induráin. Era como el punto final de una escalada que arrancó públicamente a finales de octubre, cuando Marisa solicitó en una comida de gente del ciclismo el apoyo de todos para conseguir que Induráin continuara un año más sobre la bicicleta. Mientras, el padre y los hermanos del ciclista le han pedido que se retire. "Como hermano, quiero que lo deje", ha dicho Prudencio Induráin. "Sería sufrir una temporada más a tope y ya lleva muchas. Tiene el cuerpo muy forzado. Pero como aficionado me gustaría que siguiera". Las especulaciones sobre el papel de Marisa alcanzaron su cumbre la pasada semana, cuando en el acto de entrega de la medalla de Navarra al ciclista, tuvo una charla subida de tono con Luis Abril, director general de Banesto. "No pasó nada. Fue una conversación normal, sólo que las mujeres gesticulamos un poco cuando hablamos", explicó Marisa. Sin embargo, otras fuentes afirman que Marisa le reprochó a Abril que Banesto no hubiera hecho ninguna oferta a su marido cuando otros equipos se habían lanzado al ruedo.

"Si eso fuera verdad", dice en privado un miembro del Banesto, "significaría que no está coordinada con Miguel. Induráin sólo ha enviado un mensaje al equipo: 'cuando haya tomado una decisión os lo haré saber'. Y eso esperamos". Si Banesto hiciera una oferta a Induráin rompería su norma de actuación de toda la vida. Las renovaciones del navarro siempre se han resuelto con una llamada al banco en la que expresaba sus peticiones; el equipo las aceptaba y se firmaba. Sin embargo, eso empezó a cambiar el año pasado: Marisa participó en las negociaciones y en la firma del contrato, creando sorpresa en los dirigentes del equipo. "Y si está coordinada con Miguel", continúa la fuente del Banesto, "simplemente contribuye a dar aspecto de subasta al futuro de su marido. No deja de ser una invitación a que otros equipos hagan ofertas que en lo único que resultan es en publicidad gratuita para ellos".

Mientras, Induráin no dice esta boca es mía. Ayer regresó a su casa de Olatz después de estar de caza el viernes en Albacete y entrenarse tres días por Benidorm con Prudencio, en salidas de a 100 kilómetros diarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de diciembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50