Estrellas para Sydney

Un grupo de jóvenes promesas, campeones y subcampeones mundiales o europeos, son el objetivo de las 'becas biberón' para los Juegos de la Olimpiada del 2000

Son la esperanza de que en Sydney se repitan los éxitos del deporte español. Son la punta de lanza del grupo de jóvenes que el programa ADO (Asociación de Deportes Olímpicos) va a iniciar para ayudarles en el difícil paso a la categoría absoluta. Muchos de ellos se habían perdido hasta ahora al no resistir el nivel de los mayores o incluso al tener que escoger los estudios porque las muchas horas de entrenamiento les impedía rendir debidamente. Son los depositarios de las llamadas becas biberón. Ahora son un mero proyecto. En el 2000 pueden ser campeones y mantener la racha de éxitos españoles.

La nueva teoría es que merece más la pena invertir en el futuro, aunque los juniors del presente, que han llegado a ser hasta campeones mundiales en su categoría, aún no hayan obtenido las marcas o títulos internacionales seniors que permiten a éstos tener la beca B o de segunda categoría. ADO prefiere apoyar a las promesas con un nivel que garantice una progresión razonable.

Algunos son ya conocidos y con sólo algo más de edad ya saben lo que es tener becas y éxitos, como los atletas Roberto Parra o Reyes Estévez. Pero la mayoría son de la generación que termina este año en la categoría júnior o que incluso permanecerán en ella aún uno más. Son, en resumen, los frutos de la Operación 2000, una iniciativa del Consejo Superior de Deportes que empezó ya para los jóvenes como Operación 92, de una forma parecida al programa ADO de los mayores. De ahí han salido no sólo deportistas de modalidades individuales, sino también de equipos, como puede ser el voleibol. Pero todos huelen y saben a medallas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50