Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incesto en la serie 'Brookside' provoca a los británicos

Channel 4, una de las cadenas comerciales de la televisión- británica, se ha ganado dos reprimendas en menos de una semana por presentar una escena de incesto fraterno en su serie Brookside. La lucha por aumentar los índices de audiencia le las telenovelas de factura propia ha llevado a os productores a abordar asuntos considerados tabú, que ellos defienden como una contribución a resolver asuntos de interés social.

Los organismos que supervisan la calidad de las emisiones televisivas en el Reino Unido han replicado que la ausencia de motivos invalida la presentación de relaciones carnales, "que puedan herir la sensibilidad del espectador".Tanto el Consejo para el Control de Calidad, como la Comisión Televisiva Independiente, se han quejado e la falta de un guión sólido que justifique siquiera presentar a Nat y Georgia Simpson, hermanos en la ficción, abraza dos y besándose en la cama También han criticado el uso de intérpretes atractivos como es el caso de John Sand ford (Nat) y Helen Grace (Georgia), para reforzar una escena más sugerente que sórdida. La Comisión, nombra da por las propias televisiones, ha ordenado a Channel 4 que presente sus excusas públicamente.

Mal Young, productor de Brookside, ha defendido la inclusión del incesto porque sirve para abordar "el último tabú". La propia emisora ha señalado que la telenovela contribuye a presentar al público situaciones consideradas intocables. Según sus portavoces, historias sobre drogas o violaciones han provocado respuestas favorables por parte de los espectadores y las asociaciones que tratan a las víctimas en la vida real. No obstante, en el caso del incesto, cuarenta asiduos a la serie se quejaron a la Comisión.

En otros culebrones como Eastenders o Coronation Street la búsqueda de la audiencia millonaria ha derivado, entre otras cosas, en explícitas escenas de malos tratos, agonías en primer plano y hasta graves enfermedades infantiles sufridas por los hijos ficticios de algunas protagonistas.

Las críticas han alcanzado a otros programas. Por ejemplo, un reportaje titulado Aeropuerto y emitido por BBC 1. Según el Consejo para el Control de Calidad, el tratamiento dado a la filmación de una anciana que se había perdido, de verdad, en Heathrow, resultaba ofensivo y lamentable.

God's Gift, una emisión nocturna de la cadena comercial Granada, ha recibido otro rapapolvo. Uno de los concursantes reconoció que había defecado, "accidentalmente" sobre la pierna de su novia. El hecho de que la revelación se produjera a la una de la madrugada no justificaba "haber caído tan bajo", en palabras del Consejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 1996

Más información

  • La lucha por la audiencia lleva al límite a los productores