Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Albertos salvan al Madrid

El Fuenlabrada se rindió ante el juego exterior del equipo madridista

El juego exterior sacó brillo al Madrid. Herreros y Angulo, los dos Albertos, marcaron un baile de lanzamientos que permitió respirar al equipo blanco azotado por la abulia y apresado por el Fuenlabrada. El equipo visitante pareció regalar el partido en los dos primeros minutos. Sin embargo, el Fuenlabrada entró en el encuentro gracias a una excelente interpretación de la zona. La cerrada defensa del Fuenlabrada apagó el juego interior del Madrid. Gracias al juego periférico el. conjunto blanco terminó el encuentro relajado tras 30 minutos de tormenta.El partido del Fuenlabrada tuvo anoche un gran mérito. Primero porque el Madrid llegaba de perder ante el Barcelona; segundo porque el equipo de Martín Fariñas jugó ayer sin su hombre más intimidador, Ken Banister y sin su base titular Jordi Soler. No obstante, debutaba en el equipo José Luis Llorente. Y el eterno base apareció con brío en el encuentro. Su figura y el ejercicio de picardía de su equipo irritaron al Madrid. Obradovic estuvo incómodo y al final respiró gracias a los Albertos.

El partido comenzó con una gran precisión del Madrid. A los dos minutos el marcador era 8-0 y el Fuenlabrada fallaba canastas inocentes. Parecía que el encuentro iba a ser aburrido y de grandes distancias. Pero aparecieron Brown y Guardia. El marcador se estrechó hasta un 25-25 y Obradovic tuvo que pedir dos tiempos muertos. Exasperado incluso utilizó a Santos como basé.

Al final de la primera mitad el Madrid ganaba por cuatro puntos. En la segunda parte el Fuenlabrada perdió algo de concentración. El Madrid consiguió distanciarse en el electrónico con los tiros lejanos de Herreros y Angulo. Bodiroga también aportó desde la bombilla una buena serie de disparos. Con 60-43 a favor del Madrid, el partido parecía acabado. Pero el Madrid de esta temporada es un equipo sensible y cuando gana con soltura se derrite y se apiada del rival. El momento de relajación del Madrid permitió al Fuenlabrada entrar en el partido de nuevo. Un triple lejano de Martin y otro de Jou Alonso alegraron el encuentro.

En los últimos minutos el Fuenlabrada no apretó y ni siquiera presionó en toda la cancha. El equipo parecía conformarse con perder por 10 puntos y había desaprovechado una buena ocasión para angustiar más al Madrid. El partido se apagó con una larga ovación para Llorente. Un aplauso con el que la afición del Madrid olvidó el mal juego de su equipo.

En los otros partidos jugados ayer, el Unicaja Málaga se impuso por 84-72 al TDK Manresa, el León Caja España al Caja San Fernando sevillano por 83-78 y el Pamesa Valencia ganó a domicilio al Fórum Valladolid -su octava derrota consecutiva-, por 81-85.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de noviembre de 1996