Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

"Nunca se cumplió su meta"

José Antonio Espinosa siempre comentaba a sus padres que iba a llegar muy lejos en el ciclismo. Su padre, Luis Espinosa, camionero de profesión, explicó ayer que "Espinosa no era ni Induráin ni Olano, pero era un hombre honrado, trabajador y honesto que no había cumplido sus sueños en el ciclismo". Con el dolor en el alma, el padre del ciclista señaló: "Él quería llegar a más y su ilusión estaba puesta en este deporte".Eleuterio Anguita, su compañero de habitación en el equipo MX-Onda, recordaba anoche cómo José Antonio "siempre pensaba más en los demás y por su carácter afable quizá no se preocupaba demasiado de sí mismo".

Espinosa siempre corría con casco en todas las carreras, según explicaron sus compañeros del equipo. A juicio de Maximino Pérez, director del MX-Onda, su corredor "no se puso el casco porque se trataba de una carrera técnica, sin peligro".

El secretario de Estado para el Deporte, Pedro Antonio Marín, acompañó anoche a la familia de José Antonio en el Hospital Clínico. "Era un hombre jovial al que conocí en la Vuelta a España. Lo ocurrido ha sido un accidente fatal, un accidente desgraciado de los que ocurren en la vida", dijo.

José Antonio Espinosa vivía con sus padres en Azuqueca de Henares (Guadalajara). En los últimos días estaba viendo pisos, junto a su novia Ana, porque tenía la intención de casarse próximamente. Sus padres accedieron anoche a la donación de los órganos de su hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de octubre de 1996