Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide confianza en la normalidad frente al "ruido" de las acusaciones de corrupción

El caso Serra, a punto de entrar por la puerta del Parlamento, está obligando al Gobierno a redoblar sus esfuerzos para dar sensación de tranquilidad. El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez,anunció ayer la comparecencia del ministro e Defensa, presumiblemente ante la Comisión de Defensa del Congreso, para responder ante todos los grupos parlamentarios de las acusaciones de haber pagado comisiones ilegales. El portavoz del Gobierno derrochó optimismo y aseguró que, tras las explicaciones de Serra, el asunto quedará zanjado. No admitió que el Gobierno empiece a sufrir un desgaste. Se limitó a pedir a los ciudadanos confianza en la normalidad frente al "ruido" de las acusaciones.

La luna de miel que ha vivido el Gobierno ha finalizado a los cuatro meses de su constitución. El Ejecutivo está siendo sometido a su primer envite serio. Fue esa la sensación dominante que ayer, tras la celebración del Consejo de Ministros, transmitió el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Rodríguez, que inició su intervención con una declaración insólita en la que expresó la voluntad del Ejecutivo de trabajar por la normalización y en la que pidió a los ciudadanos que confiasen en la "normalidad" instaurada el 3 de marzo frente al "ruido" de las acusaciones de corrupción contra Eduardo Serra.La comparecencia parlamentaria, el miércoles pasado, de José María Aznar no bastó para parar el caso Serra. El ministro tendrá que comparecer en el Congreso. Pero el Gobierno no sólo se encuentra ante las acusaciones de algunos medios contra su ministro de Defensa. También algunos parlamentarios del PP han solicitado su dimisión.

A ello hay que añadir la amenaza lanzada al Gobierno por uno de sus partidos aliados, el PNV, tras la presentación por el Ejecutivo de un recurso de inconstitucionalidad contra el Gobierno vasco a causa del impuesto de sociedades, por entender que discrimina a las demás autonomías con respecto a Euskadi. Esta situación ha originado, a su vez, el malestar de algunas comunidades, como La Rioja y Cantabria, gobernadas por el PP, que a su vez han presentado numerosas alegaciones al nuevo modelo de financiación autonómica por entender que resultan perjudicadas por el efecto frontera con el País Vasco y Navarra.Criticas contundentes

El secretario de Estado de Comunicación negó ayer que el Gobierno estuviera sometido a un desgaste, aunque no pudo menos que reconocer que "ha habido una serie de críticas más contundentes dé lo habitual" contra el Gobierno del PP. Se limitó a señalar que lo que había era "ruido", una expresión utilizada, por cierto, con mucha frecuencia por los portavoces del Gobierno socialista en su etapa de mayor acoso.

El Gobierno trata de abordar separadamente los frentes que se le han abierto. Rodríguez anunció que el ministro Serra comparecerá en el Congreso para dar explicaciones de las acusaciones que ha recibido. Dio por hecho que esta explicación enterrará el caso. "Seguro que cuando comparezca estarán de acuerdo con que las acusaciones no tienen ningún objeto".

Con la comparecencia de Serra, el Gobierno consigue cerrar las filas un tanto inquietas del grupo popular. Fuentes del PP admitían ayer que una comparecencia del ministro de Defensa ante el, Grupo Popular podía aumentar las fisuras apuntadas en su seno tras la petición de ajuste de cuentas de Luis Ramallo. El Gobierno quiso cuidar también este segundo frente, el interno, y ayer, el secretario de Comunicación rompió desde su tribuna de portavoz del Gobierno una lanza en favor del diputado contestatario, en un intento de neutralizarlo. "No dudo de la lealtad de Ramallo. Es uno de los parlamentarios que más han dado la cara por el PP. Ninguna de sus' manifestaciones será considerada una deslealtad ni por el PP ni por Aznar, eso sí, siempre que se produzcan a título personal". :

El ministro de Economía, Rodrigo Rato, justificó el recurso en nombre del interés general y no admitió que una de las razones de peso de su presentación haya sido el intento de congraciar al Gobierno con las comunidades cántabra y riojana, en vísperas de la cumbre que decidirá el nuevo modelo de financiación autonómica. Rato aseguró que ese acuerdo se cerrará el día 23, hagan lo que hagan las comunidades gobernadas por el PSOE. El presidente socialista de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, anunció que podría someter a referéndum en su comunidad la propuesta del PP sobre financiación autonómica.

Proyectos de ley:

Regulado el uso de videocámaras por la policía.

-Reforzamiento de la disciplina presupuestaria.

Nombramientos:

-Fiscal jefe de la Secretaría de la Fiscalía General del Estado, Eduardo Torres-Dulce; di.rector de la Administración de Seguridad, Francisco Salazar.

Condecoraciones:

-Todos los miembros cesados del Consejo General del Poder Judicial, excepto la ministra de Justicia, Margarita Mariscal, y Luis Pasqual Estevill, acusado en varios sumarios.

Optimismo frente a los fantasmas

Fue una declaración insólita la que por boca del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez, abrió la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de ayer. Optimismo por encima de todo. Lo dijo el propio secretario de Estado: "El Gobierno está optimista. Creemos que está en el buen rumbo y el buen ritmo de lo que necesita España". Así comenzó una declaración de cuatro párrafos en la que Rodríguez ensalzó la trayectoria del Gobierno que representa para salir al paso del primer envite serio al que se enfrenta a los cuatro meses de su constitución.Sólo una sombra amenaza al Ejecutivo que, en palabras de Rodríguez, "está dando solución a los problemas de todos los españoles". El caso Serra. Lo que, enfáticamente, llamó "ruido".. La misma expresión que utilizó el miércoles el presidente Aznar en la rueda de prensa en la que intentó, sin éxito, parar las acusaciones. Pero incluso este clima de sospecha, esta sensación de acoso que ahora sufre un ministro del PP, en el esquema de Miguel Ángel Rodríguez hay que imputarlo al pasado, a la etapa socialista. "En España se ha vivido un ambiente de temor con la corrupción que ha hecho mucho daño a este país".

Pero todo eso, dijo repitiendo los mismos argumentos que utilizó el miércoles el presidente Aznar en el Congreso, ha terminado con la llegada del PP al Gobierno. Y que nadie vuelva a preocuparse. "Mientras gobierne el PP", aseguró, "no va a volver el fantasma de la corrupción a España porque este Gobierno no va a dejar que la corrupción vuelva a hacer daño a nuestro país".

El tramo final de la declaración del secretario de Estado de Comunicación fue un nuevo panegírico de la labor del Gobierno, desde la puesta en marcha de la educación secundaria obligatoria (ESO) "en la que nadie creía hace tres rneses"- a la mejora de los datos del desempleo y del IPC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de septiembre de 1996

Más información