Fiz, contra el mundo

El reto, del atleta es conseguir la triple corona, honor que sólo alcanzan los elegidos

, A las siete de la mañana (una del mediodía en España) es la cita. Martín Fiz, contra el resto del mundo. Todos quieren ganarle. Es el favorito. Porque en los dos últimos años no sabe lo que es perder. Es el campeón de Europa y el campeón del mundo, tiene la mejor marca mundial del año y ha conquistado también durante su reinado las prestigiosas maratones de Rotterdam y Seúl, donde acuden los profesionales, aquellos que. marginan los campeonatos oficiales por las carreras donde se gana más dinero. De vencer, conquistarla la oficiosa triple corona (títulos olímpico, mundial y continental), que sólo tienen los elegidos.En Atlanta se va a encontrar a más de cien rivales, porque inscritos hay 123, aunque no todos saldrán. No le importa el número y casi ni siquiera el nombre de los más afamados. Es a él a quien tiene que ganar, porque todavía está por demostrarse quien hay en el mundo mejor que Martín Fiz. "Respeto a todos los rivales pero no les temo, porque sé que puedo ganar", declaró en vísperas de la carrera.

Más información

Martín Fiz ha esperado el momento de la maratón sin notar una gran responsabilidad: "Estoy muy mentalizado desde hace tiempo para esta carrera. No me siento atenazado por la responsabilidad, porque yo ya he demostrado cuanto tenía que demostrar. Ahora quiero soltar toda la tensión de mi cuerpo, que está deseando competir".

Desde que llegó a Atlanta se levanta a las cuatro de la madrugada, para acostumbrarse al madrugón de hoy. Ha sido capaz cada día de dormirse a las ocho de la tarde -aún con el sol sobre la ciudad-, entrenarse a las siete de la mañana, comer a las once, cenar a las seis y dedicar el resto de la jornada a realizar estiramientos, leer los periódicos, ver la televisión y pasear junto con Alberto Juzdado y Diego García, los otros dos maratonianos.

"Otra cosa no se puede hacer, pero pasa el tiempo rápido", cuenta Fiz. "Lo peor es que cuando veo el atletismo por televisión apenas me entero de algo, porque la cadena oficial sólo transmite las carreras donde hay americanos y el canal de los Juegos llega sin sonido. Si quiero saber qué ha pasado, llamo a mi mujer y me cuenta lo que está pasando. Es increíble que dentro de la villa olímpica la información funcione tan mal".

La mayor sorpresa que se ha llevado Fiz en Atlanta es el tiempo: "He hipotecado dos meses de mi vida para entrenarme en lugares donde había sol y calor, llego aquí y resulta que llueve todos los días. Para mí mejor, porque como vivo en Vitoria estoy más acostumbrado al agua, pero . este clima es muy distinto, porque hay una humedad tropical que te hace sudar a chorros en cuanto haces un esfuerzo. Habrá que tener cuidado".

Cuidado para él significa retrasar el ataque que le ha hecho el mejor del mundo. El suele ir relajado en el grupo de cabeza hasta el kilómetro 20, atender a las escapadas que pueda haber hasta el 30 y en el 35 dar el hachazo, esto es, correr algún kilómetro en menos de tres minutos, que deja fulminados a los pocos rivales que hayan podido aguantar hasta tan lejos. "El circuito, además, es muy duro", revela Fiz. "Tiene constantes subidas y bajadas que machacan. No hay que olvidar lo que sucedíó en la maratón femenina, donde las favoritas se hundieron, así que yo voy a salir más precavido de lo que pensaba".

La marca que se pueda conseguir es lo de menos. Martín Fiz está capacitado para soportar cualquier ritmo. Sólo importa la victoria. Es el favorito para el mundo entero, pero hay quienes aspiran a derrotarle. Dionisio Cerón (México), en los Mundiales el año pasado, y Bong-Ju Lee (Corea), en la maratón de Seúl en éste, fueron los últimos que lo intentaron. Ambos sucumbieron y hoy lo intentarán de nuevo. Fiz quiere vigilar, además, a otro mexicano, Germán Silva, y a los maratonianos brasileños, de una gran competitidad. "Y, por supuesto", dice, "a Alberto Juzdado y Diego García, que están en, un momento excepcional y no van a ser más fáciles de vencer que cualquier otro rival". No obstante, esta vez Martín Fiz no conoce el verdadero momento de forma de cada uno. Las marcas con las que han llegado a Atlanta sólo son una referencia, porque muchos de ellos han preparado exclusivamente la carrera de hoy. El seguía por otro métodos: "Les miro la cara para ver si la tienen afilada. Como tengan además aspecto de haber pasado hambre y sufrimiento, me digo 'cuidado con éste'. Y es curioso, otras veces que no quería ver ningún rival para no preocuparme con la competición, me los encontraba por todas partes, y esta vez que quiero sólo he visto a los kenianos".

Alberto Juzdado (tercero en los Europeos y quinto en los Mundiales) también se encuentra en un momento de forma soberano. Se ha dedicado este año a la preparación de la carrera de hoy, con un plan diferente al de Fiz. En febrero estableció el récord de España de maratón, posteriormente mejorado por Fiz. Juzdado, esta vez, puede seguir estar con los de delante.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción