EURO 96

Ni franceses ni búlgaros preven un empate a dos

¿Serán capaces de empatar a dos? ¿Cómo dar contenido a un choque en el que hay un resultado que beneficia a los dos equipos? ¿Por qué es más fácil conseguir un pacto tácito de no agresión cuando el fin es un empate a cero y no a dos o más goles? ¿Quién se deja meter el primero? ¿Quién se fía de los búlgaros? ¿Cómo van a dar por bueno un empate si ambos equipos se odian desde que Bulgaria dejó a Francia fuera del Mundial de Estados Unidos? Los españoles se preguntan de día y de noche sobre el desenlace del partido que esta tarde disputan Francia y Bulgaria en el St. James Park a la misma hora que el Rumania-España (17.30 horas).La clasificación del grupo de Clemente en Leeds pasa por que en NeWcastle no se registre un empate a idos o más goles. Y en la expedición española hay cierto recelo. Tanto los franceses como los búlgaros, sin embargo, juran y perjuran, ante el reglamento, que saldrán a ganar. "Nadie tiene por qué! preocuparse", apunta Stoichkov, "Los búlgaros volveremos a ganar a los franceses como hicimos hace tres años en el mismo París y les dejamos sin ir al Mundial 94".

Más información

Los búlgaros se agarran a Stoiclikov y al recuerdo de aquel partido del 17 de noviembre de 1993 en que un gol en el último minuto de Kostadinov, tras una pérdida de balón de Ginola, dejó a Francia sin billete mundialista, para intimidar a su rival. Hoy, sin embargo, Kostadinov no estará en la cancha, por culpa de una lesión, y la selección francesa es -según definición de Didier Deschamps- más fuerte mentalmente que la de entonces. Nadie puede prever, en cualquier caso, de que será capaz Stoichkov, un jugador cuyo deseo de regresar la próxima temporada al Barça o en su defecto al fútbol español, le anima a jugar aún con más espíritu.

"`No habrá ningún marcaje especial, pero me preocupan Stoichkov, Balakov y también Letchkov", asegura Aimée Jacquet, seleccionador francés. "No será fácil porque Bulgaria me ha impresionado. Se nota que los actuales jugadores quieren cerrar un ciclo de una forma bella".

El seleccionador francés volverá seguramente a los orígenes y presentará la alineación que debutó ante Rumania, con Di Meco y Thuram en la zaga. La sorpresa podría ser que Zidane quedara relegado a la suplencia. Más problemas tiene Dimitar Penev. El seleccionador búlgaro no podrá contar ni con Kostadinov, que sufre una rotura de fibras, ni tampoco con Kichichev, sancionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de junio de 1996.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50