Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cronómetro se confabula contra Olano

El guipuzcoano se queda a un segundo de la 'maglia' rosa y del triunfo en la contrarreloj

Un ruso llamado Eugeni Berzin, el mismo que infligió a Miguel Induráin su última derrota en una gran prueba por etapas, privó ayer por un solo segundo a Abraham Olano de conseguir un triunfo prometido. Otro ruso, Pavel Tonkov, privó al guipuzcoano por un segundo de conseguir el liderato en la carrera. El cronómetro tuvo ayer caracteres cirílicos. El reloj se confabuló contra el hombre que más lo ama. El Giro le dio la espalda en el primer momento decisivo. Todos los favoritos se encuentran en la general a unas distancias ridículas. Cuando quedan dos momentos determinantes más, las dos durísimas etapas de los Dolomitas, ni siquiera los escaladores han perdido la oportunidad. Sin embargo, lo único que ha podido resultar dañino para Olano es la frustración de no haber alcanzado lo programado. La contrarreloj de 62 kilómetros envió señales en todas las direcciones, pero no descartó a nadie. Ninguna, ni la del segundo determinante, puede entenderse como el designio del destino.Los síntomas ambiguos se los envió al guipuzcoano. En mi vida he estado más seguro de nada", decía uno de sus auxiliares antes de que el Giro cobrara ambiente Tour -multitud de personas en las cunetas del recorrido bajo un calor achicharrante- y antes de que Olano se calara el casco, las gafas y se embutiera en la combinación con el arcoiris dominante. El campeón del mundo se acerca al grande virtuoso cuya máxima fuerza reside en estar al 100% el día D a la hora H. Transmite confianza, pero aún le falta el punto que le convierta en míster cronómetro. Disputó la contrarreloj como un baile a dos con Berzin -el receptor de señales positivas-, del mismo modo. que el académico ruso, que había salido tres minutos antes, había decidido aferrar se a las referencias de Olano. Y no se separaron.

El entorno del español preveía una velocidad media de 51 kilómetros por hora y se quedó, con Berzin, en 50,270. Los 62 kilómetros los recorrieron con una diferencia máxima de 14 segundos a favor de Berzin. Ese fue, precisamente el momento de la decisión. Fue en la cima del alto de la Rosina, una insidiosa tachuela de apenas 2,2 kilómetros. Una ruptura del ritmo de pedalada, un brusco cambio del desarrollo. En ese momento, parecía que la carrera, y todas sus esperanzas, se le escapaban a Olano entre los dedos, como un reloj de arena. Su peso superior había traicionado a sus fuerzas. En ese tramo perdió 2 segundos con el ligero ruso de pedalada de terciopelo y 20 sobre el ágil ruso de largas piernas, Tonkov. Y fue ahí donde entró en funcionamiento la descomunal fuerza mental del guipuzcoano. El motor de más que sorprende a todos: nunca se da por vencido. El terreno -un suave descenso de 8 kilómetros hasta meta- le favorecía, pero también al que quisiera aprovecharlo. Avanzando más deprisa que el propio reloj, el desarrollo (54/12: casi 9,5 metros por pedalada) al máximo, las piernas moviéndose como si no encontraran resistencia a su giro, se dio un atracón de segundos. Hasta qué llegó al triángulo rojo, al último kilómetro: ¿cómo es posible que una persona pueda tardar un minuto justo en un kilómetro llano -siempre contando con que era una salida lanzada- después de exprimirse durante 61 kilómetros? Eso hizo Olano, el sobrehumano, pero le faltó un segundo, le faltaron 13 metros.

Las señales más positivas las recibió el líder, Tonkov, y las negativas, el tercer ruso, Ugrumov. Uno, el que terminó bien, empezó muy mal; el otro, muy bien. Si en la contrarreloj, aparte de tiempo, se jugaban todos el que los rivales descubrieran su verdadero estado de forma, Tonkov, un hombre ligero como un pajarito, al que le costaba grandes contorsiones mover un desarrollo que odia, demostró estar muy fuerte. Sin embargo, no descarten a Ugrumov: los motores diesel dan muchas sorpresas. Hoy llega una etapa a su medida.

Etapa: 1. Berzin (Gewiss), 1.13.59 horas. 2. Olano (Mapei), a 1 segundo. 3. Gontchenkov (Roslotto), a 46s. 4. Tonkov (Panaria), a 1,27 minutos. 5. Faustini (AKI), 2,24. 6. Carlo Finco (Maglificio), a 3,02. 7. Ugrumov (Roslotto), a 3,05. 8. Rebellin (Polti), a 3,20. 9. Jaskuia (Brescialat), a 3,24. 10. Zaina (Carrera), a 3,37. General: 1. Tonkov, 85h.38.22. 2. Olano, a 1 segundo. 3. Berzin, a 14s. 4. Ugrumov, a 1,58m. 5. Faustini, a 2,12m. 6. Rebellin, a 2,37m. 7. Zaina, a 2,58m. 8. Gotti, a 4,09m. 9. Shefer, a 4,44m. 10. Chiappucci, a 6,19m.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 1996