Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La selección realiza su primer entrenamiento

La selección española realizó su primer entrenamiento después de tres días de baños y descanso. Ambiente relajado. Nada de lo que preocuparse. Ni siquiera de sus próximos. rivales. "¿Tres defensas de Bulgaria ...? Pues.... no lo sé". La respuesta de Pizzi fue, en realidad, la de todos los seleccionados. Muy pocos superaron el malintencionado apuro en el que les colocó El PAÍS, que, a modo de juego, puso a prueba su conocimiento sobre los rivales de la Eurocopa.La aventura empezó con Manjarín. ¿Quién es Tzvetanov (lateral izquierdo de Bulgaria)? "No sé", respondió sin disimular. Con Belsúe se bajó el nivel de dificultad: ¿Portero de Francia? "Lama, ¿puede ser?". A López le tocó en suerte Rumania. ¿Quién es su defensa central? "Y yo que sé. ¡Vaya pregunta, tío!".

Los hubo que sabían algo, no demasiado. Sergi, por ejemplo. ¿Quién es Thuram (central francés)? "Sé el nombre, pero nada más". Amavisca despegó bien, pero no llegó a la meta. Cinco medios de Francia: "Djorkaeff, Zidane y... ¡ah!, el Karembeu ése".

Abelardo obtuvo de las mejores notas. ¿Quién es el medio centro de Rumanía? "¿Defensivo?, Lupescu". También su paisano Luis Enrique, al que se le pidieron dos delanteros rumanos :"Hagi y... Lacatus, ¿vale?". Hubo quien confesó su suspenso, sin rubor ni disimulo. Julen lo hizo a su estilo. Tres defensas de Bulgaria: "No sabría decirte". Salinas sorteó la pregunta. ¿Quién puede acompañar a Loko en la delantera de Francia? "Cualquiera. Es como decir quién va a jugar en la delantera de España".

Los hubo que trataron de ganar tiempo, pero finalmente se rindieron. Caso de Cañizares, al que se le pidieron tres medios de Rumanía: "Hombre, pues está claro que... Hagi; está claro que... Popescu, y... no te sé decir más". Igual que Molina, sometido a la misma pregunta: "¿De Rumanía? Me parece que sólo sé uno: Hagi". A Alkorta: "¿Tres, defensas de Rumania? Popescu, Belodedic y, y, y... cómo, se llama, el lateral, eh, eh, Petrescu". Y así con todos. Muy tranquilos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de junio de 1996