Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FASE FINAL DE LA NBA

Chicago elimina a Orlando sin paliativos

A los cinco minutos, Jordan comprendió, que los Bulls tenían algún tipo de problemas. Así que se puso manos a la obra y sus compañeros le siguieron. Los 45 tantos de Jordan acabaron con los Magic de Orlando definitivamente (101-106) y permitieron a Chicago acceder a la final de la NBA. Chicago parece tener prisa por redondear una temporada, histórica: eliminaron a Orlando por 4-0; habrán ganado 11 partidos y perdido sólo uno en esta fase final."Jordan es el más grande de todos los tiempos", dijo sin tapujos el reserva de Orlando Brooks Thompson. "No debes sentir miedo de él; simplemente, respetarle". Jordan se había mostrado desafiante el domingo cuando se le preguntó si Orlando Magic era una amenaza. "¿Este año o el que viene?", contestó. Su actuación cambié el signo del partido: Orlando llegó a tener hasta nueve tantos de ventaja en el descanso, a pesar de no contar con hombres como Horace Grant, Anderson o Shaw. Pero en el tercer periodo, Jordán anotó 15 tantos y sus compañeros 13. Todo ello frente a 18 de todo el equipo de Orlando. Chicago tomó la delantera y no volvió a perderla en toda la noche.

Para Jordan fue una gran noche. Tras su discreta actuación en el tercer partido (sólo 17 puntos), decidió conducir a su equipo a la victoria. Lo hizo como en sus mejores tiempos y recibió el elogio de sus companeros y sus rivales. Incluso Shaquille O'Neal, uno de los candidatos a sucederle, admitió que Jordan es el mejor. "Jordan es Jordan. Es incomparable", dijo tras la derrota, que deja a los Magic fuera de la final y con una sensación de desconcierto porque de nuevo se les ha escapado el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de mayo de 1996