Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

NO QUIERE REINAR

A Guillermo de Inglaterra, primogénito de Carlos y Diana de Gales, le disgusta el papel que le ha reservado el destino. El príncipe, de 13 años, no quiere ser rey. Prefiere llevar una vida tranquila ajeno a las ataduras propias de su rango. Tampoco desea emular a su padre enrolándose en la Marina, la Royal Navy. Según el rotativo The Sunday Mirror, esta nueva "crisis" de la monarquía inglesa ha sido encajada de forma diferente por sus padres. Carlos lo considera una fase adolescente y no le ha dado mayor importancia externa. Ya se le pasará. Diana ha optado por una "dulce persuasión". Si su todavía marido no llegara a reinar, la Corona pasaría a Guillermo, primero en la línea sucesoria. Ella se convertiría entonces en la madre del rey, fuera cual fuese el título obtenido en las negociaciones de su divorcio. Lo que nadie esperaba, ni siquiera una madre que se siente muy próxima a sus hijos, es que la Corona pudiera pesarle ya tanto al joven heredero del heredero al trono inglés-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 1996