Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Chicago Bulls aplastan a Orlando Magic

El equipo de Jordan se pasea en el primer partido de la final del Este

Para Orlando fue una pesadilla. Para Chicago, sólo un paso más en el camino hacia el título. Los compañeros de Michael Jordan no tuvieron escrúpulos en el primer partido de la final del Este. La paliza que propinaron a Orlando fue monumental (121-83), tanto que esos 38 puntos de diferencia marcan la peor derrota en una fase final en la joven biografía de los Magic. No fue necesaria una gran aportación de Jordan (21 tantos, lejos de su promedio habitual), quien, por cierto, pide 4.500 millones de pesetas por renovar con los Bulls por dos temporadas. Seis de los jugadores de Chicago superaron los 10 puntos.Todo transcurrió muy rápido, En apenas un par de minutos, Chicago ganaba por 10-0 y Jordan no había realizado aún su primer lanzamiento. "No fue una cuestión de tácticas", dijo el base reserva de Cirlando Brian Shaw. 'Ellos eran más ambiciosos. Querían más. Me había imaginado que sería un partido igualado, pero el partido lo hicieron ellos". Orlando tenía más poder bajo aros, en la teoría, con la presencia (te O'Neal y Grant, pero los rebotes fueron a manos del insaciable Rodman (13 tantos y 21 rebotes) que debió creer que todo balón suelto era de su exclusiva propiedad. Pero la derrota fue doblemente dolorosa para Orlando, que perdió a Horace Grant, lesionado en un codo y dudoso para el segundo partido. Grant es un hombre clave en el quinteto inicial y en el propio vestuario. Es el jugador sólido y veterano que necesitaban los Magic, un hombre que ha ganado precisamente tres anillos de la NBA con Chicago. Visto el ejemplo de Chicago, que hizo uno de sus mejores partidos, la gente se pregunta si Orlando está preparado para detenerles. "No tengo la respuesta en estos momentos", confesó el técnico Brian Hill. "Tendremos que hablar. No fuimos agresivos ni en defensa ni en ataque. Está claro que deberemos cambiar si queremos modificar el curso de esta eliminatoria".

Las estadísticas de Orlando fueron un desastre. Sólo se salvaron O'Neal (27 tantos) y Hardaway (38). GrantAnderson se quedaron en cero, Scotto en dos tantos; poco bagaje ara un equipo cuyo quinteto suele superar los 15 tantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de mayo de 1996