Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres hombres y un destino

Crivillé, Puig y Checa afrontan el asalto a la corona de la categoria reina

El sueño de Sito Pons de ver un campeón del mundo de 500cc: nacido en España es viable, Lo demuestra la presencia de Alex Crivillé, Alberto Puig y Carlos Checa entre los mejores pilotos que este fin de semana participan en el Gran Premio de España. Quizá no esta temporada, pero pronto el título de la categoría reina del Campeonato del Mundo estará al alcance de estos tres pilotos españoles, que rivalizan por su objetivo en la pista, pero son capaces de conversar relajadamente en las horas previas a la carrera de Jerez. EL PAÍS les reunió ayer en el circuito andaluz.

Alberto Puig. Yo gané aquí el año pasado y puedo decir que fue demasiado. Es mi única victoria, o sea que no puedo opinar sobre lo que se siente al ganar en otros circuitos, pero fue una pasada. Supongo que el mejor sitio para ganar es en casa, delante de tu gente.

Álex Crivillé. Seguro que es mejor triunfar aquí que en el extranjero, pero para conquistar el Mundial hay que lograr victorias en todas partes. El objetivo no es ganar una carrera. Yo, como todos los pilotos, sueño con ser campeón del mundo.

Puig. Mi objetivo también es ser campeón del mundo de 500cc, aunque ahora lo veo lejos. Soy consciente de que tengo que esperar. Este año, con mi lesión, bastante hago.

Crivillé. Ser campeón del mundo de 500cc no es tarea fácil. Hay que ir creciendo como piloto, subiendo escalones. He sido sexto, luego cuarto y ahora pretendo estar entre los tres primeros al final de la temporada. Y si consigo eso ya estaré muy cerca del objetivo final. Pero para ello hay que ganar carreras y ser regular. Es entonces cuando te puedes plantear ser campeón del mundo.

Carlos Checa. Es difícil plantearse ser campeón el primer año. Hay que ir paso a paso, pero ser campeón es algo en lo que siempre piensas. Cuando corres, el objetivo es ganar, pero no puedes obsesionarte, porque es cuando te la puedes pegar en la primera curva. Hace falta tiempo, aunque todos queremos conseguirlo para ser el primer español, porque el primero que lo haga será el primer español en ganar el Mundial de 500cc. Quiero decir que será algo que quedará ahí, para siempre. Significará algo más que ser el siguiente.

Crivillé. Ser el primer español tampoco lo es todo. Es casi secundario. Lo que cuenta es llegar a ser campeón del mundo de 500cc algún día. Pero ni siquiera ahí se acaba todo. También es importante ganar carreras, disfrutar encima de la moto. Si, por ejemplo, Alberto es campeón antes que yo, lo primero que haré será felicitarle porque ser campeón del mundo es una cosa inmensa, no es nada fácil. Pero después intentaré lograr el objetivo, no tiraré la toalla porque otro lo consiga antes que yo. No pensaré en su éxito como un fracaso mío.

Puig. Estoy bastante de acuerdo. Lo de ser el primer español es algo externo, que cuenta para los medios de comunicación o el público. Pero en el fondo, los pilotos somos egoístas. Y todo lo que hacemos es por y para nosotros. Hay un patrocinador, un equipo, una afición, y te debes a ellos, pero al final es tu propio reto lo que vale. Y el mío es ser campeón del mundo de 500cc, no importa cuándo.

Checa. Este es un deporte individual. Cada uno compite para sí mismo. Lo que pasa es que tú sólo no podrías estar aquí. Y necesitas vencer también para el equipo, para el patrocinador, para la gente que te apoya y que te rodea.

Crivillé. Para mí ser campeón de 500cc es algo todavía tan lejano, tan complejo y pueden pasar tantas cosas... Ahora mismo hay una decena de pilotos que teóricamente pueden ganar carreras. Es una lotería.

Puig. Yo creo que Álex está en el buen camino y estoy convencido de que si no me hubiera pasado esta desgracia en la pierna yo también estaría donde está él, como mínimo. Eso significa ser un claro candidato a ganar carreras, y por tanto a aspirar al título. Pero hoy por hoy no me veo en sus mismas condiciones. Estoy detrás.

Checa. Empecé bien, pero ahora he ido un poco hacia atrás. Me doy cuenta de que este es mi primer año, llevo apenas ocho carreras en 500cc y eso se nota. Es muy complicado. Después de ser tercero en Malaisia y quinto en Indonesia, seguramente diría que me veía con posibilidades de ser campeón del mundo. Pero ahora he vuelto a la realidad. No me fue bien en Japón, me caí en los entrenamientos de Francia...

Puig. Yo creo que cuando. de verdad bajas a la tierra es cuando te das una hostia y te haces daño. Hasta ese momento probablemente no respetas la moto. Pero a partir de ahí te lo tomas de otra manera y cuesta volver a estar suelto.

Crivillé. Estar siempre delante en 500cc es difícil. Y tampoco es fácil darse cuenta de que lo complejo es alcanzar esa regularidad. Puedes estar delante una o dos carreras y te piensas que ya estás ahí, con los buenos, pero a la siguiente te sale mal y asimilas que aún te falta un trecho. Es normal tener altibajos, todo el mundo los tiene, menos los que luchan por el campeonato, que tienen una línea recta. Ese es mi objetivo ahora, la regularidad.

Checa. El primer año puedes hacer buenos resultados. Todos, más o menos lo hemos conseguido. Pero reconozco que lo duro es mantenerse delante en todas las carreras, en todos los circuitos. Y eso sólo se consigue con tiempo. Todos los campeones lo han necesitado, Rainey, Schwantz, y también Doohan.

Crivillé. Fíjate ahora en Doohan. Es el número uno, indiscutiblemente. A pesar de sus problemas en las primeras carreras, va líder del Mundial, sigue siendo el hombre que batir, aunque quizá ha llegado a un nivel que ya no puede mejorar y los demás sí que progresamos todavía y le estamos atrapando. Por eso no domina como el año pasado.

Alzamora se erige en la estrella del primer día

Cuando todas las miradas estaban puestas en los pilotos de 500cc, sobre todo en Alex Crivillé (Honda) por su segunda posición en Japón, fue Emilio Alzamora (Honda) quien acaparó el protagonismo en la primera jornada de entrenamientos para el Gran Premio de España que se disputará mañana en Jerez. El piloto de Lleida logró la pole position provisional en la cilindrada más pequeña, los 125cc, y confirmó su candidatura a la victoria. También brilló el veterano Jorge Martínez Aspar (Aprilia), tercer mejor tiempo en esta misma categoría.Por el contrario, a las figuras de 500cc: les fue más difícil la puesta en escena para su gran premio. Crivillé se clasificó quinto, Alberto Puig (Honda) fue duodécimo y Carlos Checa (Honda), decimosexto. La participación de este último en la carrera es dudosa, a la espera de comprobar la evolución de su lesión en la muñeca izquierda. El mejor tiempo fue para el italiano Doriano Romboni (Aprilia).

En 250cc, el más rápido fue el alemán Ralf Waldmann (Honda) y el mejor español, Luis D'Antin (Honda), séptimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de mayo de 1996

Más información