Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beckenhauer: "El Atlético nos ha enseñado como ganar"

El Bayern Múnich, líder de la Bundesliga -aventaja en tres puntos al Borussia Dortmund- llegó ayer a Barcelona rebosante de confianza. El Bayern asegura que ha aprendido la lección del partido de ida. Su maestro ha sido el Atlético de Madrid, que, según Franck Beckenbauer, presidente del club, les mostró en la final de Copa cómo ganar al Barça."Ese día estuve jugando al golf en Marbella y vi luego el partido por televisión. El Atlético nos ha enseñado cómo vencer al Barça. Tácticamente es posible", aseguró el presidente. El equipo de Antic le ha hecho al Bayern un favor inmenso: no ya sólo por revelarle el guión estratégico, sino porque se han percatado de que el Barça no es invencible y que tiene puntos vulnerables. Más cosas: los alemanes han sacado de la chistera su extraordinario currículo en la UEFA marcando goles en campo contrario. Todos sus problemas para generar ocasiones en casa se transforman en habilidad para anotarlos fuera. El contragolpe es su tirachinas.

"Nos alegra mucho que sea tan fácil para nosotros marcar goles", afirmó el técnico Otto Rehhagel. "Fuera de casa y en Europa nos cuesta me nos porque los rivales no se encierran. El fútbol no es una computadora y está abierto a todas las posibilidades. Por eso, el Ajax perdió ante el Panathinaikos".

Quedan pocas dudas de que el kaiser hace en el Bayern honor a su apodo. Fue él quien alabó la táctica de Antic en la final de la Copa del Rey corrigiendo una primera visión, más prudente, de Rehhagel. El entrenador dijo primero que había visto el partido a "trozos" y que, en cualquier caso, sentía temor por el juego y la filosofia ofensiva de Cruyff.

Rehhegel, pese a lo incómodo de la situación, se esforzó por revelar los parabienes de su equipo: recordó que el Bayern ganó el sábado al Stuttugart -quinto en la Bundesliga con 10 hombres y que, pese al 2-2 de la ida, pueden pasar a la final. No se explayó en las bajas de Guardiola, Óscar y Celades al decir que sólo le interesa su equipo. Insinuó, eso sí, qué extranjeros jugarán: Herzog, Sforza y Papin.

2.000 kimómetros separan Munich de Barcelona, pero el Bayer y el Barça tienen más puntos en común que la distancia que marca el mapa. Arrastran por igual a seguidores -1.700 estarán en el Camp Nou-. Algo distinto sí hay: que Mattahaus, dijera, por ejemplo, señalando con el dedo, que el primer responsable de lo que ocurra hoy será Rehhagel y si hay más problemas, el último, será Beckenbauer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 1996