Más de cien policías de fronteras de Tahilandia

se pelaron ayer la cabeza antes de profesar como monges budistas con el fin de hacer méritos con motivo de los funerales de la princesa madre, Sangwal Mahidol, que se celebrarán el próximo sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50