Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL AÑO DE SAVALL

Cuando Jordi Savall ganó un Premio Ondas en su ciudad natal de Barcelona en 1992, posiblemente pensó que no podía llegar más lejos. Y es que la música antigua y los instrumentos de cuerda con arco de la época, especialmente la viola de gamba, no mueven exactamente a las masas. Pero parece que éste será el año de Savall. Fue premiado por la banda sonora de la película francesa Todas las mañanas del mundo, que ha vendido más de 600.000 ejemplares en todo el mundo. El 12 de marzo lanza un disco de música de cuerda medieval, La lira dEspéria. Y será una de las estrellas del Olympic Arts Festival que se celebra en Atlanta (Estados Unidos) entre julio y septiembre, para coincidir con los Juegos Olímpicos. Savall es el único músico que tiene dos piezas en una exposición multicultural que forma parte del festival, llamada Anillos.- cinco pasiones del arte mundial Su mujer, la soprano Montserrat Figueras, canta una pieza. Robert Davis, asesor musical del festival, dice que Savall es el máximo exponente de su campo. "La música antigua es una de las pocas áreas de la música clásica que muestra un crecimiento fuerte, y Savall está en primer plano". Savall lo tiene claro. "Es importante presentar lo verdaderamente hermoso y creativo de la música antigua y expresar la experiencia universal y eterna de emociones".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996