Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión internacional garantiza que Sarajevo y Mostar se convertirán en ciudades unificadas

Á. SANTA CRUZ ENVIADO ESPECIAL, Mostar estuvo a punto de hacer fracasar la cumbre sobre Bosnia convocada urgentemente en Roma por Estados Unidos. Finalmente, con tres horas de retraso sobre su previsto final, el negociador norteamericano Richard Holbrooke anunció que se había "evitado una seria crisis, un desafío real en varios frentes". Los presidentes de Bosnia, Alia Izetbegovic; Croacia, Franjo Tudjman, y Serbia, Slobodan Milosevic se comprometieron solemnemente a allanar el camino de la paz. Gracias a la firmeza de la presión internacional, Sarajevo y Mostar se convertirán en dos ciudades unificadas.

En palabras del mediador Holbrooke, que este miércoles abandona la vida política, la cumbre de urgencia logró "mucho, en menos de 48 horas". La presión internacional ha funcionado. En la capital italiana se ha proclamado que el proceso de pacificación de Dayton se ha fortalecido. Sarajevo será una ciudad unificada en el tiempo previsto. Mostar será también una ciudad unificada, donde mañana a mediodía se hará efectiva la libertad de circulación entre los sectores croata y musulmán.Los serbobosnios vuelven inmediatamente a la mesa de negociación política y recuperan su diálogo con la OTAN. Ho1brooke señaló que, previo informe favorable de la Alianza, esta semana se suspenderán las sancione

internacionales que pesan sobre ellos. Los tres bandos garantizan su cooperación con el Tribunal de La Haya y, como guinda, los presidentes de Bosnia y Serbia se reunirán por vez primera dentro de un, mes y mantendrán luego contactos personales regulares. De momento., establecen una línea roja telefónica.

En Roma se han aprobado cuatro documentos principales, uno sobre Sarajevo, otro sobre Mostar, un tercero sobre la Federación bosnio-croata y un acuerdo de carácter general en el que Izetbegovic, TudJman y Milosevic establecen su compromiso para avanzar en el proceso pacificador. Para serbios y bosnios de a pie una de las mejores noticias será la decisión de. Sarajevo y Belgrado de normalizar sus relaciones telefónicas.

Sarajevo, según los acuerdos refrendados ayer, será una ciudad -unificada y definitivamente abierta el próximo 19 de marzo, como estaba previsto, cuando los barrios en poder de los serbios pasen a control de la Federación. Los líderes étnicos de la antigua Yugoslavia piden a los serbios que. no se vayan de la capital bosnia y les garantizan todos sus derechos, como al resto de las comunidades, y una intervención activa en el gobierno de la ciudad. Habrá absoluta libertad de movimientos para todos sus habitantes, mercancías, servicios y capital. Hasta que haya elecciones en Bosnia, a finales ¿te año, una fuerza de policía internacional apoyada por la OTAN vigilará la tranquilidad de la ciudad. Esa policía, prevista en Dayton en noviembre, está todavía en fase embrionaria.

El hueso de Mostar

Mostar ha sido el hueso más duro de roer en Roma. La presión de EE UU y Alemania so bre Tudjman parece haber surtido efecto, según se desprende del acuerdo, según el cual a partir de mañana comienza el despliegue de una policía unificada de croatas y bosnios bajo el control del administrador de la Union Europea, el alemán Hans Koschnik.También mañana, según el documento acordado por Tudjman e Izetbegovic, el bastión croata del sur de Bosnia deja de ser un gueto para los musulmanes, que tendrán plena libertad de movimientos en la ciudad. Todos los refugiados y desplazados podrán regresar progresivamente y se mantendrá la división administrativa de la capital. en los seis distritos y uno central que motivó las iras de los ultranacionalistas croatas contra Koschnik hace dos semanas. La unificación, si se cumple lo pactado, será un hecho. El distrito central de Mostar, compartido entre las dos comunidades, tendrá un carácter de uso público y será escenario preferente de actividades culturales. Las dos partes han pedido a la UE que prorrogue seis meses el mandato de Koschnik.

Mostar es el espejo de lo que pueda llegar a ser en Bosnia la Federación bosnio-croata, la mitad del futuro Estado. La otra mitad o "subentidad" según los acuerdos de Dayton- será la. República de los serbobosnios. El presidente bosnio y el croata se han comprometido en Roma a poner en pie inmediatamente las instituciones federales que den vida a lo que ahora es una alianza sólo nominal y a organizar de mutuo acuerdo las comarcas y ayuntamientos.

En los aspectos militares, se renueva el compromiso de retirada inmediata de Bosnia de todas las fuerzas extranjeras que no lo hubieran hecho, alusión al incidente de la "escuela de terroristas" descubierta por la OTAN en territorio controlado por el Gobierno de Sarajevo. Todas las partes garantizan el acceso sin restricciones de los investigadores internacionales a los lugares donde se puedan obtener pruebas sobre crímenes de guerra, incluyendo las fosas comunes.

Bildt:"Lo que cuenta no es lo pactado sino lo cumplido"

Á. S. C. La catarata de buenas noticias, iniciada por la ministra italiana de Exteriores, Susanna Agnelli, y continuada por el jefe negociador estadounidense, Richard Holbrooke, tardó en brotar. Tras horas de espera en la que la ausencia de informaciones hacía temer lo peor, Holbrooke anunciaba que el presidente croata, Franjo Tudjman, y el bosnio, Alia Izetbegovic, habían concluido un acuerdo por el que se comprometían a acelerar el proceso de construcción de la Federación bosnio-croata, ahora virtualmente inoperante y auténtica clave de bóveda para la viabilidad de Bosnia. Tudjman y el presidente serbio, Slobodan Milosevic, han decidido, a su vez, acelerar la normalización de relaciones entre los dos países.

El coordinador para los aspectos civiles de la paz en Bosnia, Carl Bildt, devolvió a la realidad a los centenares de periodistas apiñados bajo los frescos y las molduras de los salones de Villa Madama, el palacete a las afueras de Roma donde se anunció el nuevo soplo de aire fresco para los Balcanes. Bildt dijo que "lo que cuenta no son los acuerdos concluidos, sino los acuerdos respetados y cumplidos. Espero que en los próximos días y semanas el, regreso incondicional de todos al proceso de diálogo político,'.

Los mediadores del Grupo de Contacto (EE UU, Francia, Rusia, Alemania y Reino Unido) habían trabajado hasta el último minuto con las delegaciones de serbios, croatas y bosnios para perfilar el tono exacto del comunicado final. Tudjman y Milosevic abandonaron Roma al filo del mediodía. Sólo Izetbegovic peleaba entre bastidores con Holbrooke pasadas las cinco de la tarde. Para entonces ya se había desbordado la sensación de que algo grave se cocía en Roma.

La cumbre italiana, convocada urgentemente por EE UU, tenía por objeto exigir a los líderes de Serbia, Croacia y Bosnia un compromiso inequívoco con el tambaleante proceso de paz. De creer la literalidad de los acuerdos a que Milosevic, Tudjman e Izetbegovic llegaron ayer, el proceso ha sido firmemente apuntalado. Uno de los grandes interrogantes que el enviado estadounidense no despejó es si la plena cooperación con el Tribunal de La Haya anunciada ayer por Milosevic significa la entrega a la justicia internacional de los jefes serbobosnios Radovan Karadzic y Ratko MIadic. "Continuaremos presionando", respondió el artífice principal de los acuerdos de paz. Los tres bandos sí que se comprometieron a la liberación inmediata de todos los prisioneros de guerra, retrasada ya dos meses, y a promulgar medidas de amnistía para todos aquellos no acusados de crímenes de guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 1996

Más información