AJEDREZ

Kaspárov dice estar "muerto" compara a 'Deep Blue' con Fischer

"Estoy muerto, realmente muerto". Gari Kaspárov reconoció el miércoles en Filadelfia su agotamiento físico y mental tras empatar a duras penas la 4ª partida de las seis previstas contra el programa Deep Blue. El ruso, poco dado a los elogios, piropeó a su rival de silicio: "Juega al estilo de Bobby Fischer, con la diferencia de que nunca se cansa". El quinto asalto se disputa hoy con el marcador igualado a dos puntos."Ningún ser humano, ni siquiera Anatoli Kárpov, me ha causado tanta fatiga", precisé el extenuado campeón en un rápido diálogo mientras se dirigía al hotel escoltado por su madre, cuyo permanente nerviosismo hace temer por su salud, y su nueva novia rusa, aturdida por el despliegue: que la prensa y la televisión de EE UU dedican al "duelo del hombre contra la máquina". Ningún espectador se identifica con la bandera estadounidense colocada en el lado de la mesa donde se sienta el operador de Deep Blue. Todos aclaman a Kaspárov tras cada partida como si fueran rusos.

"Para el próximo duelo contra Deep Blue me prepararé igual que para un campeonato del mundo; aislado durante dos meses, con varios analistas y la colección completa de las partidas de torneo jugadas por la computadora", agregó Kaspárov. Su concentración de dos semanas en Podolsk, cerca de Moscú, previa al viaje a Filadelfia estuvo viciada por dos factores: la creencia de que iba a enfrentarse a una versión de Deep Blue similar a la derrotada por Miguel Illescas en junio -la actual es mucho más potente- y la implicación del ajedrecista ruso en numerosas actividades económicas, políticas y deportivas que se traducían en un constante repiqueteo del teléfono, según admitieron varios miembros de su séquito.

Kaspárov definió así el momento clave de la 4ª partida: "He sufrido la peor situación posible ante una computadora. Su jugada 34 fue diabólica; yo tenía poco tiempo en una posición muy complicada y estaba nervioso y cansado. Me he escapado por un camino muy estrecho". Y concluyó: "Si mi rival fuera humano, también estaría agotado. Pero Deep Blue jugará el viernes [por hoy] como todos los días".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50