Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merrill Lynch cierra la compra de la empresa bursátil FG por 3.700 millones

Merrill Lynch, uno de los mayores bancos de inversiones en el mundo, cerró ayer la compra de la FG Valores y Bolsa, una de las primeras sociedades de valores no bancarias de España. La entidad financiera estadounidense paga 3.700 millones de pesetas (29,7 millones de dólares) para hacerse con las tres sociedades del holding FG Inversiones Bursátiles, cuya cabecera mantendrán Francisco González y sus socios actuales.

Como paso previo a la compra de FG Valores y Bolsa, FG Gestión y FG Corporate Finance por parte de Merrill Lynch, la sociedad de valores (FG SVB) realizará una reducción de capital hasta dejar su neto patrimonial en 1.300 millones de pesetas. Actualmente el capital de FG SVB asciende a 7.300 millones y sus reservas a 1. 118 millones.El excedente resultante de la reducción de capital, es decir, cerca de 7.100 millones de pesetas pasarán a engrosar el capital de la actual cabecera del holding FG Inversiones Bursátiles, en el que se integraban hasta ahora las tres compañías financieras con las que se queda Merrill Lynch.

La propiedad de ese holding, al que irán a parar también, en el plazo de seis semanas, los 3.700 millones de pesetas que paga el banco norteamericano, seguirá siendo de Francisco González y sus actuales socios: la Caja de Ahorros del Mediterráneo, la Caja de Burgos, la Caja de Castilla La Mancha, algunos directivos de la entidad y Alfredo Lafita, que tiene una participación del 10%. Hasta 26 accionistas distintos participan del holding FG Inversiones Bursátiles, cuyo nombre se mantendrá en la nueva etapa.

El grupo abandona la intermediación para dedicarse a la inversión directa, con independencia de que alguno de sus accionistas se mantengan como directivos a las órdenes de Claudio Aguirre, que ocupará la presidencia del grupo de sociedades de Merrill Lynch en España.

Francisco González ocupará el cargo de consejero del banco estadounidense como senior advisor de Merrill Lynch Internacional. "Asesoraré en temas relacionados especialmente con el mercado español, que es de lo que mas sé", afirmó González. Merrill Lynch se queda con todo el negocio y la plantilla, 130 personas en total, de la sociedad intermediaria en bolsa (FG SVB), la gestora de fondos (FG Gestión) y el área dedicada a corporate finance. Posteriormente, el banco fusionará las sociedades que adquiere con las dos compañías que crea para la compra.

El banco norteamericano paga 1.300 millones de pesetas por el balance de las tres sociedades y unos 2.400 millones por su fondo de comercio, esto es, los equipos materiales y humanos, la cartera de clientes y el saber hacer de la empresa.

Según fuentes de la entidad bancaria, el desembolso se desglosa como sigue: por FG SVB se pagan 1.000 millones más una prima de 1.500 millones; FG Gestión se valora en 300 millones de pesetas con una prima adicional de 400 millones y el resto ha costado 500 millones de pesetas.Merrill Lynch y FG iniciaron las conversaciones hace meses, pese a la resistencia a la venta de la firma que inicialmente mostraron las cajas participantes en el capital. Dieron pie a ellas unas declaraciones realizadas por el máximo responsable de Merrill Lynch en Europa, en las que señalaba a España y Francia como prioridades en la estrategia de expansión del banco de inversiones de EE UU por Europa. Tenían lugar, además, tras la compra de Smith New Court, una de las más prestigiosas sociedades -de valores independientes de la City londinense.Banco americano

"No es que vayamos a comprar un broker [intermediario bursátil] en cada uno de los países de Europa, pero está operación encaja perfectamente en nuestra estrategia de expansión en España", asegura Claudio Aguirre. La entidad que preside Claudio Aguirre mantendrá su actividad en el ámbito de la banca privada y de inversiones, al frente de la cual se mantiene Miguel Matossian.

Ese área es el embrión de la sucursal bancaria de Merrill Lynch Internacional Bank que espera poder comenzar a operar en el plazo de seis meses, una vez se adopte en España la directiva comunitaria sobre servicios de inversión y fichas bancarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1996

Más información

  • Los antiguos socios mantienen un 'holding' con más de 10.000 millones