Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euforia por un balance de éxitos

Sólo desde el balance (te resultados en los últimos tres años puede comprenderse el grado (le unanimidad, superior al de los cónclaves de los comunistas de Corea del Norte, alcanzado ayer por los compromisarios. El informe de gestión defendido por Francisco Álvarez Cascos es expresivo.El PP tenía el 31 de diciembre pasado 490.223 afiliados, un 49% más que en 1993. Ha reforzado su organización con 380 nuevas juntas locales y ha abierto 488 nuevas sedes.

Pero el principal motivo de satisfacción de los delegados es la senda de éxitos electorales ininterrumpidos que se inició tras la derrota de 1993, cuando los españoles dieron a Felipe González "una última y generosa oportunidad", en palabras de Rodrigo Rato.El ensanchamiento del espacio político es la clave de la ocupación del centro que Aznar se propuso hace seis años y que ahora ha convertido en lema del congreso. "Gana el centro" es un guiño a los electores, con la pretensión de anticipar el triunfo que los populares dan por hecho en marzo.

No faltó el homenaje a los que no pudieron estar. A Álvarez Cascos, tenido por tipo más que duro, se le quebró la voz y se le humedecieron las pupilas al evocar al asesinado Gregorio Ordóñez, ovacionado ayer durante un minuto. En el único párrafo improvisado, el secretario general vaticinó: "Llegará un día en que ETA habrá pasado al basurero de las pesadillas y ni ellos mismos, en su derrota, se atreverán a dudar de que Gregorio Ordóñez tenía razón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996