Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia perderá este año 47.000 millones tras dedicar casi 37.000 a reestructuración laboral

Iberia presentará este año unas pérdidas de 47.000 millones de pesetas aproximadamente, después de impuestos y después de haber provisionado casi 37.000 millones de pesetas para pagar la reestructuración laboral. Así lo han indicado fuentes del grupo público aéreo, una vez conocida la autorización de Bruselas a recapitalizar la compañía en 87.000 millones, de momento. Esa autorización permitirá a Iberia salvar la declaración de quiebra, pese a que a final de año sus fondos propios serán negativos. Teneo, por otra parte, ha manifestado que no desembolsará la ampliación si los sindicatos, incluido el SEPLA, no respetan la filosofía del plan de viabilidad firmado el pasado año.

La junta de accionistas de Iberia, convocada para el próximo día 23, aprobará una ampliación de capital por 87.000 millones de pesetas ahora, que es el importe que establece el acuerdo al que han llegado el ministro español de Industria, Juan Manuel Eguiagaray, y el comisario de Transportes de la Comisión Europea, Neil Kinnock. Esa ampliación no podrá desembolsarse este año por razones de calendario, ya que, entre otras cosas, la Comisión no hará firme su autorización hasta mediados de enero, pero sus efectos se empezarán a notar en este mismo ejercicio.

Iberia provisionará este año los 36.685 millones de pesetas que, procedentes de la ampliación, dedicará a la reducción de plantilla y ello hará que, pese a la mejora de los resultados de explotación (casi 30.000 millones a noviembre frente a los 16.600 esperados), las pérdidas de la compañía se eleven este año hasta los 65.000 millones de pesetas antes de impuestos y a 47.000 netos.

Descontado el coste social, el resto de la ampliación irá íntegramente a reducir deuda, de forma que el endeudamiento por valor de 315.000 millones con que Iberia cerrará este año, se reducirá en 50.000 millones el año próximo. La recapitalizazación y, en menor medida, la mejora de los resultados operativos, supondrá que Iberia reduzca sus costes financieros del orden de 5.000 millones de pesetas al año. Así, de los 26.000 millones de este año se pasará a 20.200 el que viene y a 15.400 en 1997. La relación de la deuda y su coste sobre fondos propios pasará de ser 3,6 veces los fondos propios a 1,6 veces.

La solución financiera que finalmente se ha acordado para Iberia ampliación de 87.000 millones ahora y otros 20.000 en 1997, más 16.000 millones cash de la venta. de las participadas latinoamericanas- a Javier Salas, presidente de Teneo, le parece "extraordinaria". Fundamentalmente por no considerarse ayuda de Estado, sino una operación de mercado que no pone restricciones y deja las manos libres para empezar a negociar desde ya alianzas con potenciales socios de Iberia.

Salas cree que, financieramente, Iberia tiene despejado el futuro pero afirma también que Teneo (accionista de Iberia) no desembolsará la ampliación de capital autorizada, si en la compañía no se respeta el plan de viabilidad firmado el pasado año por los sindicatos. A este respecto manifiesta una enorme preocupación por la actitud del sindicato de pilotos, el SEPLA, enfrentado desde hace meses con la dirección en un conflicto que lleva camino del laudo arbitral.

Conflicto con los pilotos

Conseguir una alianza con otra compañía y garantizar el desarrollo del plan de viabilidad son, según Salas, los mayores problemas de Iberia. Por ello el presidente de Teneo afirma que estará muy al tanto del resultado de la mediación en el conflicto con los pilotos y no desembolsará la ampliación de capital si "el conflicto no queda despejado en profundidad más allá de diciembre de 1996".El plan de viabilidad concluye en esa fecha y Javier Salas teme que las reivindicaciones del SEPLA a partir de entonces desbaraten los logros conseguidos. "Lo de los pilotos", dice, "es un problema gravísimo. Un altísimo riesgo empresarial". "Ese sindicato", afirma, "me preocupa seriamente porque puede poner en riesgo toda la empresa".

Dos años para recomprar Aerolíneas

Iberia podrá recomprar en dos años Aerolíneas Argentinas si su situación financiera y la de la compañía latinoamericana lo hicieran posible y encajara en la futura alianza con otro operador. El acuerdo de venta alcanzado con Teneo y los bancos norteamericanos Merrill Lynch y Bankers Trust, que cuenta con la aprobación de Bruselas, así lo dispone. La venta de las participaciones latinoamericanas de Iberia ha permitido que la inyección de capital se considere una operación de mercado.La venta de las participaciones lationamericanas se hace a través de un complicado mecanismo. Iberia reordena las participaciones en la sociedad Interinvest. Una nueva sociedad, llamada New Company, compra a Interinvest el 90% de Aerolíneas Argentinas, y toda la participación de Iberia en Ladeco, así como Austral, la filial de Aerolíneas. La operación reporta 16.000 millones cash a Iberia y otros 16.000 son créditos que se deben a Iberia con la garantía de las aciones de Austral. Ladeco se venderá rápidamente a un tercero. Iberia se queda con un 5% de Aerolíneas y con un contrato de gestión por dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1995

Más información