Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El decanato admite el 85% de las excusas presentadas para no ser jurado

J. A. HERNÁNDEZ El decanato de los Juzgados de Madrid ha admitido como válidas casi 1.600 -el 85%- de las 1.900 excusas alegadas por las personas que fueron elegidas el pasa o mes de septiembre para formar parte del tribunal del jurado durante el año 1996. Sin embargo, han sido rechazadas unas 300; entre ellas, la de la periodista de televisión María Teresa Campos y la de la inspectora jefe de la Delegación Provincial de Trabajo, que aducían como excusa para no dictaminar sobre la inocencia o culpabilidad de algún reo la imposibilidad de abandonar sus notorias ocupaciones.

También han sido desestimadas las formuladas por empresarios que alegaban ser imprescindibles en sus puestos de trabajo. Ser miembro del jurado popular es un derecho y un deber irrenunciable, según recoge la ley que entró en vigor en noviembre y que concreta y delimita las excusas. Sólo los que realmente han acreditado tener un impedimento familiar o personal inexcusable han sido apartados de su obligación.

La mayoría de las 1.600 alegaciones admitidas -entre un 60% y un 70% de ellas- se refiere a la edad del candidato. La ley permite a la persona mayor de 65 años y a los analfabetos, entre otras excusas, la posibilidad de renunciar a integrar un jurado popular. Ello no obsta para que el mayor de 65 años, si se siente capaz, pueda ser miembro del jurado. Depende de su voluntad.

Sistema de elección

Para Madrid capital, la Audiencia Provincial eligió por sorteo el pasado mes de septiembre a 7.600 candidatos (11.250 para el total de la provincia). La cantidad de elegidos no va en función de la densidad de población, sino del número de juicios con jurado que las respectivas audiencias prevean celebrar en el periodo para el que han sido elegidos (en este caso, 1996). Los 1.600 candidatos ahora excluidos han sido informados por escrito por el decanato, que preside la magistrada Manuela Carmena.

El tribunal del jurado, una vez restados los 1.600 excluidos, se compondrá definitivamente, en lo que respecta a Madrid capital, de 6.000 personas. Nueve personas, más dos de reserva, integrarán cada juicio que se celebre en la Audiencia de Madrid con jurado popular. Los elegidos para un juicio no podrán repetir en otro. Estos 6.000 candidatos serán eventuales miembros del jurado sólo durante 1996. Todos los años pares se celebrará un nuevo sorteo, del que se excluirán los designados en sorteos anteriores.

El primer juicio con jurado puede celebrarse en marzo o abril de este año. En el decanato aún no hay constancia de si se está tramitando ya alguna causa en los juzgados de instrucción que pueda ser la primera que se eleve como susceptible de ser enjuiciada con jurado público. Cada miembro del jurado percibirá unas 10.000 pesetas por sesión (el juicio puede durar varios días).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1995