Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FUTBOL SEGUNDA DIVISION

Guti descoloca al Marbella

Un gol postrero del joven jugador dió el triunfo al Madrid B

El Madrid B navegaba a la deriva, condenado a un gris empate cuando emergió de nuevo Guti. Melena al viento, capturó un balón en el centro del campo. Un rival de cara, lo esquiva, sale otro, le gana la partida por fuerza. Y la línea que marca el borde del aréa, cada vez más cerca. Levanta la cabeza, ve el hueco y otro defensor intenta cortarle el paso. Llega la hora de pegarla: zapatazo a la base del poste izquierdo y gol. Así de expeditivo anduvo el media punta blanco y así consiguió el Madrid B el triunfo en un partido en que el conservadurismo del Marbella propició un lance postrero de estas características.Pero Guti es mucho más que un jugador que mete goles en momentos decisivos. Es un señor futbolista. Atrás deben quedar las comparaciones con Redondo por la cuestión de la similitud de peinados. Guti. es talento, rapidez de reflejos y buen criterio. Rinde culto a la máxima del primer toque, y aunque le queda trecho por recorrer, está destinado a dar el salto a Primera en cuanto le abran una puerta.Todo el peligro del Madrid B nació de sus pases verticales, del ritmo que imprimió con su toque rápido. Sus ideas eran las únicas capaces de descolocar a la ordenada defensa marbellí.El primer gol llegó en un lance desafortunado de Gray, que marcaba en propia meta. El Marbella, mientras, depositó sus esperanzas en el talento de Bursac. Un saque de esquina que Requena remataba de cabeza instauró la igualada. El fútbol murió en la reanudación. Lós jugadores se sintieron más cómodos bajo la chupa de agua del primer acto que bajo la! nubes que cubrieron el campo durante la segunda mitad. Saltaron fríos al campo, con las ideas congeladas. Y sólo Guti fue capaz de iluminar la Ciudad Deportiva tras 43 minutos de fútbol gris.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de noviembre de 1995