Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa buena parte de las apuestas del otoño televisivo

A excepción de alguna telecomedia aislada, las grandes apuestas de producción propia de la temporada obtienen una pobre acogida. Unos programas rozan el fracaso absoluto, otros han cambiado de director y no faltan los que se han desplazado de día buscando una ubicación más beneficiosa. TVE ha pinchado con La noche de los castillos y Juntas pero no revueltas. En Antena 3 han fracasado Querida familia y Tres hijos para mí solo, y a Tele 5 le han fallado En directo contigo y Aquí no hay quien duerma.

Las cadenas de televisión calibran el éxito de un programa en función del porcentaje de audiencia que registra. Si no se acerca a la media de la cadena, se coloca en la cuerda floja. Tele 5, que alcanzó en octubre una cuota de pantalla del 18,5%, tiene la mayoría de sus estrenos de producción propia de esta temporada por debajo de esta cifra. El primer programa en caer fue En directo contigo, magazine matinal presentado por Belén Rueda. Este espacio obtenía en tomo al 12% de audiencia. Pretendía hacerle frente al programa de María Teresa Campos, un clásico de las mañanas de TVE.Número uno, espacio en el que Pepe Domingo Castaño presenta a distintos colectivos profesionales, tampoco ha tenido fortuna en esta cadena privada. En las cinco primeras ediciones obtuvo una media del 17,1%. Pepe Carrol, otro de los fichajes más sonados de Tele 5, no ha contribuido a subir su porcentaje, a pesar de presentar dos programas -Aquí no hay quien duerma y Vaya nochecita- El primero, un magazine confeccionado con entrevistas y música, ha tenido una media del 16,6% en las tres primeras entregas. Su incursión en la noche del sábado, con una fórmula muy similar, representó en su estreno otro 16,6% de cuota de pantalla, aunque la semana pasada subió al 17,5%.

La reaparición de Ana Rosa Quintana en Nunca es tarde no alcanzó la media de Tele 5. Sus reconciliaciones interesaron al 15,5% de los telespectadores. No obstante, el miércoles pasado tuvo más éxito y subió al 20,5%.

En Antena 3 los nuevos programas de producción propia han tenido una fría acogida. Querida familia, presentado por Cristina Caras-Lindas, cambió de director una semana después de su estreno, coincidiendo con las malas noticias de Sofres (la empresa medidora de audiencias). En los cuatro espacios emitidos ha obtenido un 15,1%, casi 12 puntos por debajo de la media de la cadena. Antena 3 sustituyó el martes pasado a Caras-Lindas por un programa de Miguel Gila. El veterano humorista consiguió una cuota de pantalla superior al 38%, más del doble de la cosechada con los edulcorados conflictos domésticos de Querida familia.

Esta emisora privada, que tiene en las telecomedias su mejor activo, ha fracasado con Tres hijos para mí solo. Programada los martes para competir con Médico de familia, la serie producida por José Frade ha sido retirada de la rejilla en su tercer pase. Registró en los dos primeros capítulos una media de 12,6%.

Se busca, programa que persigue todo tipo de delincuentes, superó en sus primeras entregas el 26,9% de Antena 3, pero ha ido cayendo en sucesivas semanas. El pasado viernes se quedó en el 20,8%, casi la mitad de lo que consiguió esa semana, el clásico de los reality show, ¿Quién sabe dónde?

El peor tropiezo de TVE lo ha protagonizado La noche de los castillos, el espectacular y caro concurso conducido por Luis Fernando Alvés, que fue trasladado del viernes al sábado sin que ello se haya traducido en un incremento significativo de audiencia. Los cuatro primeros programas le dieron a TVE una audiencia del 18,9%, a 7,6 puntos de la media de La Primera.

La telecomedia Juntas pero no revueltas, con unas chicas de oro a la española, ha experimentado también un cambio de día, en un intento por mejorar su resultado. Del domingo ha sido trasvasada al miércoles y ha pasado del 20,8% obtenido en los dos primeros capítulos al 26% de su último capítulo.

Las cifras de audiencia, analizadas por la empresa CIA Mass Media sobre datos de Sofres, ponen de manifiesto que los telespectadores se quedan con los éxitos de siempre. A excepción de la nueva telecomedia de Tele 5 Médico de familia, en los primeros puestos de preferencias siguen figurando ¿Quién sabe dónde? Lo que necesitas es amor, Farmacia de guardia, Pepa y Pepe, Ay, señor, señor, y el humor de Cruz y Raya. Todos comparten honores con el cine taquíllero y el fútbol. Dos recursos de éxito garantizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1995

Más información

  • Los telespectadores se quedan con los programas clásicos