Tribuna:Tribuna
i

Como una central de espionaje

De los siete sabios de Grecia, sólo cuatro son indiscutibles: Bías, Pitaco, Solón y Tales ... los 18 restantes fueron alzados a la sabiduría según el capricho del comentarista. Esto recuerda los disparatados escalafones ajedrecísticos que el espantajo "PCA" publica para mayor gloria de su divertida pandillita.El gran maestro ruso Salov, sin escuchar la divisa de Pitaco ("soporta ser incordiado por tu vecino") se alza frente a esta seudoasociación de profesionales que apadrina el encuentro Anand-Kaspárov: "Sus estatutos son tan transparentes como los de una central de espionaje..., es injusta y antidemocrática..., organiza un campeonato del mundo faltando seis de los doce mejores jugadores del mundo..., ha creado el caos y la anarquía.... es un instrumento para castigar a los ajedrecistas rebeldes".

Más información

Pero cuando Salov reconoce que "los culpables de tamaña injusticia somos nosotros mismos, los jugadores", creemos escuchar al más tímido de los sabios, Quilón de Esparta. Escribió, modestísimo, en cuclillas en el oráculo de Apolo de Delfos: "Conócete a ti mismo". Por sus frutos se conoce también el encuentro de Manhattan, que ha parido ya una serie exasperante de ocho empates.

La undécima partida disputada ayer en las Torres Gemelas también hubiera debido terminar en tablas. Kaspárov las solicitó en la jugada 19. Dos tremendas e incomprensibles faltas de Anand en las jugadas 28 y 30 condujeron a la derrota del brillante campeón indio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de septiembre de 1995.

Lo más visto en...

Top 50