Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMPETICIONES EUROPEAS / LIGA DE CAMPEONES

"La presencia de Laudrup era imprescindible"

Valdano piropea al futbolista danés por "darle un salto de calidad" al equipo

J. M., Laudrup volvía al equipo y precisamente a su regreso apeló Valdano en la víspera para levantar al Madrid. El jugador correspondió a las expectativas. Hacia él señalaron los mejores elogios que arrancó la cita. ¿Marcó el danés la diferencia del partido? Su compañero Raúl no tuvo dudas: "Casi siempre la marca". Valdano también le dedicó buenas palabras: "Su presencia resultaba imprescindible".

Curiosamente recordó, con todo, el entrenador, "la temporada pasada ganamos todos los partidos que jugamos sin él, y fueron más de 20. Sin embargo, en la actual situación era necesario para darle un salto de calidad al equipo y dotarle del punto de confianza para remontar el vuelo". Pese al buen juego, Valdano decidió sustituir al danés (m. 73), cuando aún quedaba mucho partido por delante. "Conviene reservarlo en condiciones", se justificó el preparador. "Acaba de salir de una lesión. Le pregunté como se encontraba y me dijo que cansado. Es cierto que con Laudrup, en el equipo, las cosas habrían sido distintas tras el 1-0, porque el partido se había puesto para él, pero no podíamos ponerle en riesgo. Ni a él, ni a nadie".

Los directivos también le piropearon. Así, Ramón Mendoza, el presidente, declaró: "Ha jugado magníficamente bien. Ha sido una pieza fundamental". Su vicepresidente, Lorenzo Sanz, se unió al carro de alabanzas: "Ha habido un jugador sobre todos los demás. Laudrup, que se ha salido. Ha hecho de todo".

Todas las versiones coincidieron también en hablar de un mal primer tiempo del Madrid. "En esa fase", comentó Mendoza, "el equipo jugó muy nervioso. Tuvo problemas de acoplamiento y jugó muy mal. Luego, en la segunda parte, los jugadores han puesto lo que hay que poner. Y con raza y entrega el equipo ha sido distinto". Sanz confesó haber sufrido lo suyo durante la contienda: "Se ha pasado mal, aunque al final el resultado ha hecho justicia. Después de una primera mitad desangelada, hemos visto una segunda mucho mejor. El equipo necesitaba esta victoria. Esto es sólo el inicio".

En su análisis del partido, Valdano también reconoció esa parte inicial gris. "El equipo", dijo, "estuvo tenso, nervioso y atado. En el segundo tiempo, la actitud fue más decidida. La gente empezó a mover la pelota con más agilidad, a conectar con el público y a meter al rival en su portería. En realidad, metió a todos en la portería menos al balón".

La situación crítica que ha vivido el conjunto blanco en los últimos días, después de una rueda de resultados negativos, refuerza el valor del triunfo ante el Grasshoppers. Al menos, eso asegura Valdano: "Después de una semana que no fue fácil, para el equipo pasar esta prueba era importante. Determinante. En la primera parte, medimos demasiado las consecuencias de todo lo que hacíamos. No nos atrevíamos a nada y el juego se nos hacía triste. No le encontrábamos la vuelta al rival".

La solidez defensiva

Entre los aspectos más destacados por Valdano figuraron los movimientos defensivos, que comenzaban a ser objeto de críticas tras las últimas actuaciones. "El Madrid tuvo un aire más europeo en la segunda parte. Entre la solidez defensiva, que vuelve a ser el punto de apoyo del equipo, la fantasía de Laudrup, que conectó los cables sueltos, y la entrada de Michel, el equipo se arregló. Fue un fútbol más limpio y con más matices en los últimos metros".

"El primer gol de Zamorano añadió el técnico, "fue un poco el símbolo de lo que nos pasa. Pero de alguna manera, en ese gol está también la medicina: todo cuesta mucho, pero la fe derriba montañas. Esto va a servir para encarar con confianza todos los objetivos, incluso algunos en los que ya partimos con retraso sobre el horario previsto".

Finalmente, Valdano tuvo palabras para el chileno Iván Zamorano ("espero que éste sea también el punto de partida para él, que el año pasado fue nuestro jugador más determinante", dijo) y para el público, que igualmente se convirtió en centro de polémica durante los últimos días por su actitud crítica con el equipo: "Agradecemos su presencia. Nos ayudó a crecer en el segundo tiempo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de septiembre de 1995