Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zaplana mantiene en Canal 9 a Sanz, el político que "quería forrarse"

El que calla, otorga. El presidente de la Generalitat valenciana, Eduardo Zaplana, está dispuesto a mantener como cargo directivo de la televisión valenciana-Canal 9 a Vicente Sanz, el ex presidente del PP de Valencia que fue apartado de su puesto hace un año al difundirse una cinta en la que afirmaba que estaba en política "para forrarse". El titular del Gobierno autónomo se negó ayer a hablar con los periodistas y se limitó a señalar: "Hemos venido a trabajar, no voy a hacer declaraciones". Tras clausurar una convención de más de 200 alcaldes del PP en la Comunidad Valenciana, Zaplana abandonó crispado, tenso y como una exhalación la sede de la reunión. El presidente valenciano estuvo incluso a punto de desalojar a los informadores de la sala tras preguntarle uno de sus colaboradores: "¿Echamos a la prensa?" Zaplana observó a los periodistas presentes y contestó tras un breve titubeo: "No, porque es demasiado tarde y ahora veo que algunos ya están sentados".

Altos cargos del PP han señalado que Zaplana espera que "amaine el temporal" del escándalo desatado en la Radiotelevisió Valenciana (RTVV).

La dirección del PP valenciano se vio obligada a sacrificar el pasado viernes a José Vicente Villaescusa, el diputado autonómico del PP que fue nombrado jefe de informativos de Canal 9, tras las protestas de los partidos de la oposición y de las organizaciones de periodistas, que calificaron al citado parlamentario de "comisario político". Pero la permanencia de Sanz como jefe de recursos humanos de RTVV ya se ha convertido en el mayor escollo político que afronta el Gobierno de Zaplana.

Protestas de la oposición

Mientras el presidente de la Generalitat ha intentado descargar la responsabilidad del polémico nombramiento en el director general de RTVV, Juan José Bayona, los socialistas y Esquerra Unida ya han solicitado la comparecencia de Zaplana en el Parlamento autónomo. Asimismo la oposición ha pedido la dimisión de Bayona. Varios miembros de la dirección nacional del PP han señalado que "no comparten" el nombramiento de Sanz.Altos cargos populares aseguran que Sanz puede disponer de documentación comprometida sobre operaciones económicas y financieras de Zaplana en su etapa de alcalde de Benidorm entre 1991 y 1994. "Sanz puede causar mucho daño a Zaplana si se decide a divulgar secretos del partido", comentan las citadas fuentes. En cualquier caso, muchos dirigentes del PP no dudan en calificar de "grave error político" el nombramiento de Sanz, al tiempo que señalan que la lista de puestos directivos de Canal 9 fue supervisada por Zaplana.

El presidente de la Generalitat valenciana emplazó ayer a los alcaldes del PP a gestionar con honestidad y eficacia, a la vez que pidió a los ediles que no contesten a las críticas y los ataques de los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de septiembre de 1995