Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Dos equipos y Olano

Hemos visto en el prólogo que hay dos equipos que teóricamente son los que van a disputar la Vuelta. Uno es el ONCE. Manolo Sáiz ha traído un gran potencial. Como quien dice es el mismo equipo del Tour más la incorporación de Oliverio Rincón, que puede ser uno de los corredores más peligrosos. Luego está el equipo Mapei-GB, que ha demostrado que está con muchas ganas. Y eso se ha visto con el triunfo de Abraham Olano, un corredor que empezó muy bien la temporada, pero al que la suerte no le acompañó. Se merecía el triunfo en el prólogo.La diferencia entre los dos equipos es que en el Mapei hay corredores mucho más frescos, como Abraham, Della Santa y Etxabe, que por diversas circunstancias han estado inactivos un gran periodo del año y se encuentran con las fuerzas intactas en septiembre. Pienso que son unos corredores que van a hacer bastante daño en la Vuelta.

Tampoco debemos olvidamos del Gewiss. El equipo italiano viene con muchas ganas y una gente de mucha calidad, Riis, Ugrumov y Furlan. Este último está demostrando que se encuentra en un buen momento. Estos días atrás se le ha visto en puestos punteros en algunas clásicas.

Quizás haya sido un poco, no sé, sorprendente el triunfo de Abraham. La gente estaba más pendiente de Zülle, Jalabert o Riis, pero no hay que olvidar que Abraham es un buen contrarrelojista y uno de los máximos candidatos. Y lo ha demostrado con su victoria. Nosotros, el equipo Banesto, hemos tenido una buena actuación. Corredores como Marino Alonso o Casero han estado ahí arriba, en los puestos punteros. Y un ciclista como Jesús Montoya ha demostrado que hay que tenerle en cuenta. Ha cedido muy poco tiempo y le veo con muchas ganas.

Yo, en la cronometrada, siempre en mi línea. Soy un corredor que no va contra el crono, no me mentalizo para ello y son días en los que voy a pasar. Siempre intento darlo todo, pero por mis condiciones no puedo andar por la cabeza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 1995